lunes, 29 de diciembre de 2008

Crear dos, tres… muchos Sambil

Hace poco más de cuarenta años, en abril de 1967, se publicó el documento “Crear, dos, tres… muchos Vietnam es la consigna”, que pasó a la historia (como la mayoría de las cosas que hizo o escribió el Ché Guevara) por el título, por la bandera, por lo superficial, no por su contenido. Todo eso me volvió a la mente a raíz del edicto pretoriano que ha prohibido la apertura (la construcción ya es un hecho) del Centro Comercial Sambil de La Candelaria.

La orden ha puesto a trabajar duro a unos cuantos, a construir argumentos a todo un grupo de personas, la mayoría de los cuales irónicamente forman parte de lo que Luis Tascón llama la “derecha endógena”, esa que promueve el socialismo para los demás y el capitalismo salvaje para sí mismos. Han descubierto ahora “que no se puede hacer la revolución con un Sambil en la Candelaria”. Y están en lo cierto.

De los siete estados en Venezuela donde se ha levantado un Sambil, seis están en manos de la oposición: Distrito Capital, Miranda, Zulia, Carabobo, Táchira y Nueva Esparta. La única excepción es Lara, en donde el gobernador oficialista tiene ciertas particularidades que, paradójicamente, le costaron al mismo tiempo su expulsión del PSUV y le valieron su reenganche. Sin considerar Lara, el balance de votos en las seis dependencias restantes es claro: 54% - 46% en favor de la oposición.

Es evidente que la lógica no fluye en esa dirección sino en sentido contrario, pero eso no le resta validez a la asociación. La mayoría de los centros comerciales se construyen en lugares en donde, además de cierto poder adquisitivo, existe una aspiración de modernidad. Allí hay posibilidad de elegir, variedad, allí las cosas tienen un precio, que a su vez hace que sean valoradas por quienes las adquieren. Nada más ajeno a la revolución. Eso también es válido no sólo para los centros comerciales, sino también para las grandes cadenas de farmacias y de supermercados que se han desarrollado amparadas en ese deseo de modernidad, de mayor calidad de vida, de mayor posibilidad de elección.

Acaso ya es tarde para ponerle un freno a todo esto. Ha ocurrido en ese aspecto algo parecido a lo que Enrique Krauze sugiere que ha pasado con el voto (El poder y el delirio). Según él, el tipo de democracia que surgió en Venezuela a partir de 1959 fue una especie de salto adelante, un paréntesis en nuestro devenir histórico, muy difícil de predecir y más todavía de sostener si se revisa nuestra frágil experiencia republicana. Si bien la revolución nos ha traído de vuelta al pasado, ha quedado como herencia de esos años una religión del voto, que obsesiona tanto a quienes votan como a quienes se eligen. Es ese mismo equilibrio frágil que impide que el gobierno termine por secuestrarlo todo, el que lo mantiene todavía anclado, con sus más y sus menos, a la voluntad del pueblo. Así ha sucedido con los centros comerciales. Son una especie de derecho adquirido. El aluvión petrolero de todos estos años ha dejado al menos esa experiencia, esa posibilidad de elegir, esa cultura. Cultura entendida como lo que le urge a la gente en la vida, aquello en lo que cada quien se repite porque le trae consigo ese sentimiento de encuentro. Muy difícil luchar contra eso.

Puedes evaluar este artículo haciendo click aquí
Para El Universal, 02/01/2009

viernes, 19 de diciembre de 2008

El mago del bolívar fuerte, Armando León, Director del BCV, ahora no descarta devaluación

El director del Banco Central de Venezuela (BCV), Armando León, no descartó la devaluación del tipo de cambio oficial, como parte de los escenarios que evalúa el poder Ejecutivo producto de la crisis económica mundial, y su efecto a la baja en los precios del barril de petróleo.Si bien el economista negó que el directorio del BCV se encuentre estudiando la aplicación de una medida que implique el ajuste del precio del dólar, señaló que ante la volatilidad de la economía no cree que se pueda decir "que no habrá un ajuste cambiario" u otro tipo de medidas. "Nosotros estamos observando permanentemente lo que está sucediendo en el entorno financiero", señaló. El alto directivo del BCV se une a lo ya expresado por el Ministro de Economía y Finanzas, Alí Rodríguez, quien a pesar de insistir en que se tienen varios escenarios, en relación con una revisión del tipo de cambio, expresó que "no se puede decir que de esta agua no beberé". "Eso lo estamos analizando ahora, hay diferentes escenarios". El control cambiario fue decretado en febrero de 2003 como una reacción para evitar la fuga de capitales y no se revisa su valor desde 2005, manteniéndose en 2,15 bolívares fuertes la cotización.

Publicado por mercados y acciones el viernes, diciembre 19, 2008

Comenzó el joropo: Se redujo cupo de dólares oficiales en más de 50%

e internet se reducirá el próximo año, pero no precisó en cuánto quedará fijado. Fuentes han revelado que el Ministerio de Finanzas ha decidido reducir el cupo para viajeros a 2.000 dólares, el efectivo a 200 dólares y el cupo de Internet a 200 dólares. (Información no confirmada)

Tras una reunión de revisión, el titular de las finanzas señaló que las actuales circunstancias han obligado a hacer la reducción. "Estamos tomando una serie de medidas a fin de cuidar al máximo posible la liquidez en dólares dada la situación que ya todos conocemos, estamos revisando los cupos de dólares y la decisión se podría tomar ahora mismo"; puntualizó. Rodríguez Araque negó la posibilidad de la implementación de un cambio dual. Se espera que la medida salga publicada en Gaceta Oficial, para conocer los detalles de la reducción en el cupo.

Extraoficialmente se conoció que a partir desde el 1 de enero puede comenzar a ejecutarse tal medida. Rodríguez indicó que el crecimiento económico de 2009 no será superior a 6% y la inflación estará cercana a 30%. También declaró que no se ha descarta ninguna medida que se pudiera tomar el año que viene.

¿Qué leer o qué regalar?

Lo devuelve a uno a la otredad, sea a la de uno mismo, la de los demás, o la de quienes pueden llegar a serlo. Eso decía Harold Bloom acerca de la lectura. Nos da la posibilidad de vivir otras vidas. Ese hábito de sentir urgencia por escuchar en silencio las formas que adopta el pensamiento de otros, guarda en sí la esencia de muchas de las virtudes que nos hacen falta para salir adelante. Lo que sigue no es un recuento exhaustivo de todo lo que hay en el mercado, sino de lo poco que he sido capaz de leer.

¡Tierra, Tierra!, el segundo volumen de memorias de Sándor Marai, es de lejos lo mejor que he leído este año. Abre el telón el cerco de Budapest y la expulsión de los nazis por parte de los comunistas (1944-45), lo cierra el inevitable exilio de Márai a Suiza (1948). "Querían arrebatarnos el único atributo humano que todavía nos quedaba: El derecho a ser personas con convicciones propias, constructoras de la sociedad a la que pertenecíamos". Marai acaso haya sido el primero (también el más exitoso) de un conjunto de escritores de países satélites de la Unión Soviética hasta ahora poco conocidos, cuya obra apenas empieza a ser traducida.

Cuántos Marai podría haber por ahí es difícil de saber. Ahora asoman el húngaro Deszo Kostolanyi (favorito de Marai, con su libro Kornel Esti: Héroe de su tiempo) y el lituano Balys Sruoga (El bosque de los dioses). El primero explota el tema de la juventud y la otredad, de la facilidad para reinventarse y convertirse en quien uno quiera en el momento en que uno quiera. El segundo es una memoria de la experiencia del escritor en un campo de concentración. Transcurre en un lugar en donde la dignidad humana es "un bien inhallable" y termina por ser una exaltación de la vida.

Para los que prefieren la ficción está La carretera, de Cormac McCarthy, que narra la travesía de padre e hijo por un territorio sobre el que aún se observan residuos de llamas de un enorme incendio, una posible hecatombe nuclear. "Papá, ¿cuál es nuestro plan de largo plazo?". Ese es el principal motivo que encuentra el lector para seguir adelante: su identificación con ese enorme esfuerzo por preservar una existencia sin sentido. Este año también han salido a la calle dos novelas, Mil Soles Espléndidos (Khaled Khosseini)y El Juego del Ángel (Carlos Ruiz Zafón). Aquí lo fortaleza no se encuentra en la expresión, sino en la historia, y las dos están muy por debajo de Cometas en el Cielo y La sombra del viento, las obras que dieron a conocer a ambos autores (respectivamente).

Si se trata de ensayos para provocar al pensamiento me quedaría con The Black Swan (Nassim Taleb), sobre la ocurrencia de esos eventos muy poco probables cuyos efectos son devastadores; y Stumbling on Happyness (Daniel Gilbert), sobre las limitaciones que impone la forma en que funciona el cerebro humano a nuestra capacidad para tomar decisiones que nos hagan felices. Ambos aún no están disponibles en español. De las cosas que se publicaron aquí (y yo fui capaz de leer) me quedo con dos: El ensayo El poder y el delirio del historiador mexicano Enrique Krauze, y el libro de cuentos Los Invencibles, de Rodrigo Blanco Calderón. Hay para todos los gustos. Suerte.

El Universal, 19/12/2008

jueves, 11 de diciembre de 2008

El plan es que no hay plan

Lo ocurrido en nuestra economía en los últimos treinta días tiene enorme valor pedagógico. Sirve para ilustrar no sólo la magnitud de las restricciones que imponen los nuevos precios del petróleo, sino también el tipo de respuesta que el gobierno está en capacidad de dar. A muchos le sorprende que, con el petróleo en 34 dólares por barril, en el mercado paralelo el bolívar se haya apreciado. Eso ocurre por una razón bastante simple: El gobierno está liquidando ahí todos los fondos que provienen de la venta de petróleo. Ahora que los recursos están escasos, duele mucho cambiar un dólar en el BCV y recibir apenas 2,15 bolívares.

No se trata de que esa operación viole los convenios cambiarios, y menos aún de que se haya ejecutado de forma bastante opaca, por decir lo menos. La observancia de la ley y la transparencia son de esas ideas que por estos días suelen despertar de forma automática el “no te vayas a poner con esa vaina”. Pero esto va mucho más allá del deber ser.

Si el gobierno decide liquidar todas las divisas de la venta del petróleo en el mercado paralelo (para beneficiarse de la depreciación, sin devaluar), muy pronto acabará con las reservas internacionales. ¿Por qué? Por que CADIVI sigue autorizando la compra de dólares a tasa oficial: más de cuatro mil millones en noviembre. Esas autorizaciones se liquidan en el BCV. En los últimos treinta días la pérdida de reservas internacionales ha sido de 1.870 millones de dólares. Así de simple. Si, por el contrario, el gobierno decide trasladar parte de los ingresos en dólares por petróleo al BCV, será imposible mantener el paralelo en los niveles actuales. Si se utilizan los fondos que el gobierno mantiene en el exterior, se podría extender un poco más la fiesta, en la esperanza de que el petróleo se recupere. La cuarta república all over again.

Ese es el dilema. Si el petróleo venezolano promedia 50 dólares por barril en 2009, nuestros ingresos por exportación (calculados a dos millones de barriles diarios), totalizarían 36.500 millones de dólares. No hay dinero suficiente para mantener las importaciones (54.000 millones), contener el paralelo, y seguir manteniendo a nuestra familia extendida en América Latina. Si se reducen drásticamente las importaciones, se acelerará la inflación y la escasez (volverán los controles). Eso sí, partiendo como base del 37% de los últimos doce meses, 52% en alimentos. Y entonces, ¿cuál es el plan? ¿Con tumbar el cupo de viajes tenemos?

El adalid de la reconversión monetaria y sus efectos mágicos sobre la inflación, reapareció esta semana para insistir en que “temporalmente” no está planteado ningún ajuste. “Ahora, cuándo es el tiempo correcto para hacerlo, eso lo dirá el desenvolvimiento de la economía”. Una de Yogi Berra. El plan es que no hay plan. Lo dice así, sin ninguna vergüenza. Mientras el mundo entero está armando planes de contingencia, luchando por retener la inversión privada y estimular la oferta, los nuestros se frotan la barba, como si estuvieran al frente de la reserva federal, como si el mérito y el genio fuese el mismo. La imagen de los escritorios vacíos, las gavetas llenas de excrementos de pájaros, prevalece también unas cuadras más allá del palacio legislativo.

Para El Universal, 12/12/2008

viernes, 5 de diciembre de 2008

El micro 212 y nuestra lucha de todos los días

A propósito de mi artículo de esta mañana en El Universal ("No terminó aquí, ni terminará en febrero"), alguien se tomó la molestia de escribirme y hacerme llegar el link de un micro muy interesante titulado 212: The movie. Apenas dura unos minutos, pero tiene implicaciones muy interesantes para quienes luchan todos los días (como diría Bertold Brecht, los imprescindibles), ya sea a nivel político, deportivo, profesional. Como escribió Eliseo Subiela en el guión de El lado Oscuro del Corazón: Cada uno vuela como puede.

jueves, 4 de diciembre de 2008

miércoles, 3 de diciembre de 2008

No terminó aquí, ni terminará en febrero

Traté de todas las formas posibles de sacarle el cuerpo al espacio de esta mañana. Dejé repicar el teléfono. Pedí una de esas prórrogas inaceptables. Al igual que a la mayoría, me cuesta mucho sacar algo en claro de todo lo que ha pasado desde el 23-11. O quizás uno sí saca cosas en claro, pero no las termina de aceptar. “Podría ser así, claro, pero también podría ser de otra forma”. Después de todo, aquí en Venezuela todo es relativo, todo se ajusta, todo se interpreta (si no mírese las encuestas). Ese es, si es que acaso tiene alguno, el valor que se le puede atribuir a las recopilaciones de artículos de opinión (sin editar): Cada quien escribe en su momento, no interviene el beneficio del tiempo ni la memoria tendenciosa a tender puentes entre lo que ocurría entonces y lo que terminó por ocurrir.

No le veo mucho sentido a insistir de forma obstinada en lo que ocurrirá en 2009 si los precios del petróleo no se recuperan. Como hay gustos para todo, sé que un grupo nada despreciable anda por allí frotándose las manos, “vamos a ver qué hacen con el petróleo a 40”, “así lo quería ver”, etc. No conformes con disfrutar en privado del beneficio de su retorcidísima función de utilidad, se han dado a la tarea de hacer extensivas sus premoniciones en cualquier medio de comunicación en donde les den cabida. Vienen a predecir el pasado. Sí, a estos niveles de precios no nos alcanza para cubrir las importaciones ni siquiera de este año, ni para seguir manteniendo el paralelo, ni el gasto público. La devaluación oficial (o la depreciación del paralelo) tendrá un enorme impacto sobre la inflación, en un país que depende cada vez más de las importaciones para suplir esa parte del aparato productivo privado que desaparece, se evapora, se estatiza o se muda, cada año. Ellos por un lado y por el otro el Presidente, diciéndole a la gente que sí, que esto nos va a afectar, pero que ahí está él, para restearse con ellos hasta el final, para ver cómo le hacemos frente. Aunque tengamos razón, necesitamos un discurso distinto. A la revolución, firmemente afincada hasta ahora en la distribución de la renta petrolera, no le quedará otra que pasar a la redistribución.

Tampoco tiene sentido esforzarse por explicar por qué esa crisis se hubiese podido evitar, repetir que de haberse mantenido el FIEM, hoy tendríamos a la vista de todos más de cien mil millones de dólares en fondos públicos (claro, ni el gasto público, ni el fenomenal boom de consumo hubiesen sido posibles). No sé los demás, pero yo no tengo ganas de explorar esa línea discursiva y terminar sonando a Uslar Pietri.

Por estos días ya ha empezado de nuevo la guerra de tahúres, las encuestas aquí y allá, las dudosas cuentas sobre los resultados electorales según la cual “ya somos mayoría” (a mí me sigue dando, ya con el 100% de los votos, 52,7% - 47,3% a favor del gobierno). Ese no es el punto más importante. La clave es que mientras sigamos siendo una mitad enfrente de la otra, tres por ciento más, tres por ciento menos, es muy poco probable que tengamos una Navidad en paz. Esto no termina ni aquí, ni en febrero. Y bueno, sí, de repente era mejor que no me hubiesen aceptado la prórroga.

Para El Universal, 05/12/2008

sábado, 29 de noviembre de 2008

Síntesis Semanal BCV: 17/11 - 21/11

 Durante esta semana, el Banco Central de Venezuela (BCV), a través de su mesa de operaciones, colocó un total de Bs.F 4.569,6 millones en Certificados de Depósito (CD), siendo este monto Bs.F 197,6 millones inferior a la colocación realizada previamente.

 De igual manera, el BCV, fungiendo como agente financiero del Gobierno Nacional, realizó una nueva colocación de Letras del Tesoro por un total de Bs.F 48,6 millones, así como una colocación de bonos de Deuda Pública Nacional (DPN) por Bs.F 341,1 millones, monto menor a lo emitido la semana pasada en estos instrumentos.

 Las reservas bancarias excedentes mantenidas por las instituciones financieras en el BCV (excluyendo los bancos intervenidos y en proceso de liquidación) mostraron en promedio un incremento de Bs.F 979,5 millones, al ubicarse en Bs.F 2.697,6 millones.

 La tasa promedio semanal del mercado interbancario (overnight) registró una caída de 1,3 puntos con relación a la media anterior, ubicándose en 19,4%, mientras que los valores mínimo y máximo pactados fueron de 1,0% y 35,0%, respectivamente. Contrario a esta evolución, el monto pactado promedio aumentó con respecto a lo negociado la semana pasada, al mantenerse en Bs.F 2.451,7 millones, Bs.F 65,0 millones superior al monto previo.

 La tasa de interés activa promedio de la banca universal y comercial, al igual que la tasa pasiva para los depósitos a plazos de 30 días de estos sistemas, disminuyeron en 0,2 y 0,1 puntos porcentuales cada una, al ubicarse en 23,4% y 17,1%, respectivamente.

 Por otro parte, la tasa promedio devengada por los depósitos a plazos de 60 y 90 días se incrementaron en igual proporción (0,1 puntos porcentuales), al fijarse en 17,3% y 17,2% cada una.

 Al finalizar la semana, el saldo del dinero base se ubicó en Bs.F. 76.769,0 millones, aumentando en Bs.F 1.696,0 millones con relación al nivel anterior.

 El saldo de las reservas internacionales brutas (RIB) del BCV se incrementó en US$ 167,0 millones, al ubicarse en US$ 38.841, millones al cierre de la semana.

 Conforme con la información suministrada por el portal Reuters, el precio de la cesta petrolera venezolana mostró una caída de US$/b 5,7, al fijarse en US$/b 40,7; asimismo, el marcador de la cesta OPEP disminuyó en 4,9 US$/b con relación a la cotización previa, al fijarse en US$/b 46,7.

viernes, 28 de noviembre de 2008

FRONTLINE: El show de Hugo Chávez

Cuando reúnan algo de tiempo, pónganse unos audífonos y siéntense a ver el fenomenal documental de frontline acerca de Hugo Chávez, su período de gobierno y sus maneras. Para los que viven en Venezuela, es una especie de novela acerca de la historia de nuestra propia vida, de esa que ya no somos capaces de percibir en su conjunto a fuerza de luchar por sobrevivir día tras día. Para quienes viven fuera de Venezuela, una advertencia.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

¿Mayoría a la vista?


El resultado más importante del domingo resulta de sumar los votos a nivel de gobernación (tomando Libertador, sin incluir Alcaldía Mayor, para evitar el doble conteo en Miranda). Visto así, el gobierno sacó 5.457.630 votos, por 4.107.000 de los candidatos de oposición. Esta es la cifra que ha repetido Müller Rojas, la que manoseó Chávez, más de un millón trescientos mil votos de diferencia. No incluyen allí los 810.257 votos de los candidatos disidentes (Julio César Reyes, Lenny Manuitt), o de aquellos imposibles de identificar como gobierno, oposición o disidencia (Claudio Fermín, Augusto Uribe). Si esos votos se agrupan en dos categorías, pro-gobierno (5.457.630) o anti-gobierno (4.917.257), la diferencia se reduce a 52,6% - 47,4%. Ahí, ahí. El deterioro que se nos viene encima, no tanto por la caída en los precios del petróleo sino por la mezcla de ignorancia, irresponsabilidad e improvisación predominante en la política económica, podría dar ese empujón final.

¿Es válido verlo así? Depende del tipo de elección. Quizás no sea un buen espejo para una presidencial. Pero sí sería válido para cualquiera de las elecciones que le encantan al nuestro: Chávez vs. Chávez. En una eventual consulta por la reelección indefinida ese 47,4% sería un buen piso, pues habría que sumar (o restar) a aquellos que, aún votando por el gobierno el domingo, rechazan la presidencia vitalicia. Con quedarse en su casa tienen. Habrá que buscar otra vía. Si el domingo se hubiesen elegido representantes a la Asamblea Nacional, la oposición hubiese quedado a tiro de la mayoría.

El gobierno ha arrasado en el interior, principalmente con candidatos y liderazgos surgidos de las regiones. Ese también es un triunfo de la descentralización. Allí la oposición tiene que asumir el reto de renovar su liderazgo. Si bien Antonio Ledezma fue capaz de reinventarse, en muchos otros casos los candidatos de la unidad resultaron ser verdaderos cadáveres políticos; se dieron una vuelta por ahí, para saludar gente y tomarse un marroncito, para salir vapuleados en varios casos con menos de 30%.

Chávez ha pulverizado a la disidencia, quienes trataron de venderse como un poco de allá y otro poco de acá apenas sumaron 7,8% de los votos. Aún así, ese grupo le hace una falta enorme a la oposición. Queda por ver si terminan de cruzar al charco (a-la Ismael García), o si prefieren pagar el altísimo precio que Chávez les va a cobrar por la traición.

Otros que han perdido mucha credibilidad en este proceso son los encuestadores. La diferencia con que ha ganado la oposición sus espacios es mucho mayor que los márgenes de error de los instrumentos de medición. El jueves en la tarde dos de las más serios afirmaban que “lo único seguro era Nueva Esparta”. ¿Y entonces?

Comienza un nuevo día. Al igual que en diciembre pasado, la falsa magnanimidad y gallardía oficial serán seguidas pronto por un ataque frontal, por un saboteo constante. Se requiere de un esfuerzo gerencial ciclópeo en los espacios que se han ganado. Todo queda por hacer. Aún así, el 23-11 le ha puesto los límites de la anhelada mayoría a quienes se oponen al gobierno, si no al alcance de la mano, sí por lo menos a la vista.

Para El Universal, 28/11/2008

jueves, 20 de noviembre de 2008

La visión de cuatro premios Nóbel sobre la crisis financiera y el plan de rescate

En la página del periódico Spiegel online puedes encontrar no sólo la visión de Robert Lucas sobre la crisis financiera, sino también las opiniones de otros premios Nóbel en economía, como Edmund Phelps, Paul Samuelson, y Joseph Stiglitz.

miércoles, 19 de noviembre de 2008

El domingo 23-11 no te dejes vencer por lo convencional

Probablemente alguna vez en estos últimos diez años usted sintonizó con esa frase que se atribuye a Timothy Garton: “La política es demasiado importante como para dejarla sólo en manos de los políticos”. Quizás entonces decidió involucrarse en algún partido político, ONG, asociación civil o de vecinos, junta de padres del colegio u otra instancia en donde suelen dar sus primeros pasos quienes son sorprendidos en algún momento por la asombrada urgencia de participar. Quizás usted fue, se sentó en aquella primera reunión, se cansó de escuchar discursos vacíos, de las arengas de quienes no encuentran oídos en otra parte y se desahogan allí, sin vergüenza, sin cuestionarse si toda esa verborrea tiene algo que ver con el objetivo inicial de la reunión (en caso de que haya sido definido). Acaso entonces se convenció de que todos llevamos un Chávez por dentro. Quizás se topó con lo difícil que es materializar un cambio que mejore el nivel de vida, así sea de una pequeña comunidad, digamos, un condominio. Muy probablemente se frustró, pensó que aquello no iba para ningún lado, que no había cómo influir en aquél curso, y se le vinieron a la mente muchas otras cosas útiles que podría estar haciendo con su tiempo. O peor aún, quizás es usted como mi papá, que debido a una enorme tranca que se armó un domingo en la tarde en la vía de Morrocoy, decidió al llegar a su casa en Valencia llamar a la prefecto del Municipio San José para mentarle la madre y jurarle no volver a votar nunca más.

Esas son las dificultades de la política y el movedizo terreno del interés colectivo. Si usted se desalentó en algún momento, quizás no tenga suficiente vocación. Hay otros que sí la tienen, o que se aprovechan de que el resto de los mortales nos rindamos tan fácilmente ante lo convencional. Siendo así, lo menos que puede hacer este domingo es evaluar cuáles de los candidatos que se han presentado tiene mayor o menor vocación de servicio, cuál es su mejor opción (o acaso la menos mala) y acudir a respaldarlo con su voto. Para eso no necesita ponerse de acuerdo con nadie. Basta con acercarse esa mañana a su centro de votación, a ser protagonista de una de esas pocas ocasiones en las que su decisión tiene idéntica importancia a la de cualquier otro, por más poderoso que sea. Con tu voto le vas a dejar tus problemas en las manos a otros, pero a otros de tu elección.

Después de todo el Presidente tenía razón. Esta elección se trata de escoger al nivel de autoridad más próximo al ciudadano, a los responsables de ayudarnos a resolver esos problemas colectivos para los cuales nos falta suficiente interés o vocación. Pero también se trata, una vez más, de manifestarse a favor o en contra de una forma de hacer política, de un proyecto de país, de una concepción de cómo debemos vivir. Habrá en juego algo mucho más grande que gobernaciones y alcaldías el próximo domingo.

El hecho de que muchos de los lectores sean capaces de llevar vidas relativamente cómodas en las cuales podemos, día tras día, ignorar con despreocupación la política; no debe hacernos pasar por alto que hay alguien trabajando con tenacidad, día y noche, para que nuestros hijos no puedan hacer lo mismo.

Para el Universal, 19/11/2008

No te equivoques el Domingo 23/11: Impríme tu chuleta de la unidad

Un grupo de estudiantes universitarios venezolanos han desarrollado un webpage www.chuletadeunidad.com en donde, suministrando tu cédula, obtendrás una chuleta que puedes imprimir con el número de votos que debes emitir según tu jurisdicción electoral, los candidatos de la unidad opositora y los diferentes partidos que los apoyan (para que escojas el de tu preferencia), el voto lista, y los votos uninominales.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Para alumnos del IESA, egresados e interesados: Nueva Materia Electiva (enero-marzo 2009): Riesgos y Excesos de Confianza

Javier Llanos y yo estamos pensando abrir media materia electiva durante el próximo trimestre (enero-marzo), cuyo objetivo principal es discutir y entender mejor qué factores confluyen para que ocurra una crisis financiera mundial y una volatilidad como la que hemos visto en estos últimos meses en los mercados mundiales.
Es evidente que muy pocas de las cosas que están pasando se pueden explicar con las herramientas y los conocimientos que ustedes han adquirido hasta este punto de la maestría. Tiene que haber algo más. ¿Por qué se generan estas burbujas? ¿Por qué la mayoría de las explicaciones acerca de lo que ocurrió y sigue ocurriendo son tan evidentes, y no eran evidentes antes de la crisis? ¿Por qué las pocas advertencias que hubo no fueron escuchadas? ¿Cuáles son las limitaciones del concepto de riesgo tal y como lo hemos estudiado en la maestría? Y más importante aún: ¿Cómo podemos hacer para no caer en los mismos errores en que han caído la inmensa mayoría de practicantes de finanzas, académicos y analistas?
Para alcanzar ese objetivo Javier y yo estamos proponiendo armar un curso alrededor de tres libros. No son libros de texto (¡no tienen ecuaciones!), la idea es que para este momento de la maestría ustedes ya hayan adquirido la mayoría de los fundamentos en finanzas. Son libros que van un poco más allá, y que a partir del origen y la evolución del concepto de riesgo, procuran analizar un conjunto de fenómenos y comportamientos humanos "extra-financieros", que podrían explicar en alguna medida lo que está ocurriendo. El curso comenzará con "Against the Gods: The Remarkable History of Risk" de Peter Bernstein (1998), que utilizaremos para discutir acerca del origen y la evolución del concepto del riesgo a través de la historia, como una herramienta del hombre para reducir su sentimiento de vulnerabilidad y dependencia del concepto de Dios: Lo que me va a ocurrir se puede predecir, se puede medir, no depende de una fuerza externa incontrolable y desconocida. Después, a partir de "Irrational Exuberance" de Robert Shiller (2000), vamos a estudiar el proceso de formación de burbujas financieras, y cuáles son las limitaciones de medir el riesgo en la forma que lo hacemos. Por último, haremos uso de un libro bastante reciente, "The Black Swan", de Nassim Nicholas Taleb (2008), para estudiar los efectos que tienen sobre los mercados financieros y sobre nuestras vidas eventos que, según la historia (precisamente la forma principal en que medimos riesgo), tenían muy poca probabilidad de ocurrir. Este último autor pertenece a un fondo de inversión cuya capitalización ha crecido más de 150% durante la crisis financiera, basado en una estrategia de apostar pequeñas cantidades a la ocurrencia de eventos (black swans) extraordinariamente improbables (¡según la historia!).

Algunas ideas adicionales que los pueden ayudar a evaluar si éste es un curso apropiado para ustedes:

- Los tres textos no se encuentran traducidos al español (creo que hay una versión de Against the Gods, pero no es seguro), de manera que se requiere que el estudiante debe sentirse cómodo leyendo en inglés,- Durante el curso habrá que leer los tres libros, que tienen el siguiente número de páginas: Against the Gods (337), Irrational Exuberance (255) y The Black Swan (300); para un total de 892 páginas- La media materia constará de cinco sesiones que se realizarán cada quince días, de manera que aunque es media materia durará todo el trimestre.
- Si el trimestre tiene diez semanas, 70 días, el curso requiere que ustedes lean un promedio de 13 páginas diarias (si no quieren leer sábados y domingos serán 18 páginas cada día de semana, si sólo quieren leer sábados y domingos serán 45 páginas cada sábado y domingo (¡y si empiezan en diciembre será todavía más fácil!). Como verán no es mucho, pero se requiere cierta disciplina mínima y les tiene que gustar leer, si no va a ser más cuesta arriba.
- Será difícil conseguir los libros en Venezuela, de manera que los estudiantes que planeen tomar la materia deberán hacer las gestiones para obtenerlos durante el mes de diciembre (podemos explorar el tema fotocopias, pero siendo textos enteros en IESA será difícil; en cualquier caso por favor sáquenle copias a Against the Gods para poder navegar al menos las dos primeras clases, cuatro primeras semanas, y ahí vemos).

La idea de la materia no es repetir en clase los libros, ni resumirlos, sino discutir sus implicaciones y sus lecciones para la práctica de las finanzas, y en qué medida chocan con algunas de las cosas que hemos aprendido y que forman parte de los supuestos básicos de la teoría financiera.

Las clases deben ser altamente participativas, los profesores actuarán como "facilitadores" de la discusión, guiándola y extrayendo lecciones y puntos clave a partir de las propias intervenciones y discusiones de los estudiantes. El curso tendrá un cupo máximo de 15 estudiantes (los profesores podrían invitar/aceptar oyentes en/a clases, pero estudiantes en curso sólo debe haber unos 15), para que la discusión sea fluida y todos tengan chance de intervenir varias veces por clase. En principio Javier y yo hemos previsto que la nota se base en participación y posiblemente (según como vaya la discusión) un ensayo. En cada clase se discutirá un texto, en la extensión que se indicará previamente (son cinco sesiones y tres libros).

Espero que les parezca interesante y que lo anterior les ayude a juzgar si esto puede ser una electiva apropiada para ustedes,

¡Gracias!
Miguel A. Santos
Javier Llanos

P.D. Habíamos incorporado en el programa el libro "The drunkard's walk: How randomness rules our lives, by Leonard Mlodinow". Decidimos dejarlo a última hora para hacer la cantidad de lectura más apetecible. Este libro tiene sólo 200 páginas, si lo incorporamos a la lista de lecturas el promedio subiría a 16 páginas por día. Si las 13 páginas diarias les parecen poco y si la descripción (búsquenlo en Google) les parece atractiva, mándennos un e-mail sugiriendo que lo incorporemos a la lista de lecturas.
P.D. 2. Si algunos de ustedes está interesado en el CFA, al menos cinco capítulos de Irrational Exuberance están incluidos en el Body of Knowledge del programa.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Financial Times Article: Human frailty caused this crisis

By Richard Thaler and Cass Sunstein

Published: November 11 2008 19:46 | Last updated: November 11 2008 19:46

Mea culpas are rare these days. In a debate with John Kerry in 2004, President George W. Bush fa mously could not name a single mistake he had made in his first term. So it is both noteworthy and commend able that Alan Greenspan, the former US Federal Reserve chairman, fessed up that he had failed to anticipatethe financial crisis.

"Those of us who have looked to the self-interest of lending institutions to protect shareholders' equity (myself especially) are in a state of shocked disbelief," he said. Mr Greenspan had faith that banks were prudent enough to make sure they were not lending money cheaply to people who could not pay it back. Yet that is what happened. As Mr Greenspan says of securities based on subprime mortgages: "To the most sophisticated investors in the world, they were wrongly viewed as a 'steal'."

Why did Mr Greenspan, along with the rest of the world's regulators, fail to foresee that this could happen? We think their mistake was to neglect the role of human nature. To prevent future catastrophes, regulators should focus explicitly on how to provide safeguards against two all-too-human frailties explored by decades of work in behavioural economics: bounded rationality and limited self-control.

The standard (non-behavioural) econ omic model has greatly influenced regulators. In that model, economic agents (econs for short) choose optimally, no matter how hard a problem they face. They play chess as well as they play tic-tac-toe. The problem with this approach is that the world is populated by humans, not econs. Humans are not stupid, but when things get complicated they flounder: they suffer from bounded rationality.

This brings us to an aspect of the financial crisis that has not received the attention it deserves: the financial world has become more complex in the past two decades. Not so long ago, most mortgages were of the 30-year fixed-rate variety. Shopping was simple: find the lowest monthly payment. Now they come in countless forms. Even experts have trouble comparing them and a low initial monthly payment can be a misleading guide to total costs (and risks). A main cause of the mortgage crisis is that borrowers did not understand the terms of their loans. Even those who tried to read the fine print felt their eyes glazing over, especially after their mortgage broker assured them that they had an amazing deal.

Yet growing complexity on the borrowers' side was trivial compared with what was going on at the banks. Mortgages used to be held by the banks that initiated the loans. Now they are sliced into mortgage-backed securities, which include arcane derivative products.

Many economists have argued that even if individual consumers suffer from bounded rationality, markets will be set right by specialists who can figure out even the most complex problem. But, as Mr Greenspan now concedes, even these sophisticated investors got things badly wrong.

The second problem involves self-control. Econs do not suffer from self-control problems and so "temptation" is not a word that exists in the economists' lexicon. As a result, regulators have not thought much about the problem. But when the dessert cart comes by, we humans often cave in. The next thing we know, we are fat. This crisis was fuelled by the seemingly irresistible temptation to refinance the mortgage rather than pay it off. Falling interest rates, rising home prices and aggressive mortgage brokers made re financing (and second mortgages) seem like the apple in the Garden of Eden. When home prices fell and interest rates increased, the party ended.

Regulators therefore need to help people manage complexity and resist temptation. A potential response to complexity would be to require simplicity – for example, by allowing only the standard 30-year fixed-rate mortgages. This would be a big mistake. Eliminating complexity would stifle innovation. A TiVo is a more complicated product than a VCR, but it is also better.

A superior approach is to improve disclosure. One reason a TiVo is better than a VCR is that it is easier to use. Regulators can reduce the chances of a future meltdown by making it easier to understand financial products. Agg ressive steps should be taken to imp rove disclosure – for example, with mortgages, fine-print disclosure should be supplemented by machine-readable files enabling third-party websites to translate hidden details of the terms. Mandatory transparency for investment banks and hedge funds would also help.

The government and the market should try to deal with temptation. We hope that lenders will ask families to have done some saving in order to qualify to buy a home. Conscientious lenders could also nudge people to get off the refinancing merry-go-round, by suggesting that the term of the loan be shortened when a loan is refinanced. More ambitiously, private and public institutions could try to reintroduce an old social norm: try to pay off the mortgage sooner rather than later, and at the latest by the time you retire.

Greed and corruption helped create the crisis, but simple human frailty played a vital role. We will not be able to protect against future crises if we rail against greed and wrongdoers without looking in the mirror and understanding the potentially devastating effects of bounded rationality and limited self-control.


Richard Thaler is professor of behavioural science and economics at the Graduate School of Business, University of Chicago. Cass Sunstein is Felix Frankfurter professor of law at the Harvard Law School. They are the co-authors of 'Nudge' (Yale University Press)

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Primas por riesgo país (10 de Noviembre, 2008)

Los genios de nuestra política económica

Hay dos tendencias debatiéndose por estos días acerca de cómo reaccionar a la caída en los precios del petróleo. Antes conviene primero entender qué tan grave es la situación. En Venezuela el único que genera divisas es el petróleo. Esos dólares se utilizan en cuatro grandes bloques: Importaciones (para consumir mucho más de lo que producimos), venta de divisas al sector privado (para alimentar el mercado paralelo), acumulación de activos públicos en el exterior (ellos sabrán para qué), y pago de servicios (seguros, fletes, viajes). En 2007, con el petróleo a 65, Venezuela perdió casi seis mil millones de dólares en reservas. En el primer semestre de 2008, con el petróleo en 100 dólares por barril, apenas acumulamos novecientos millones de dólares en reservas.

Ahora el viento viene de regreso. Hay un proverbio chino según el cual “cuando el viento cambia de dirección, algunos levantan una muralla y otros levantan un molino”. Vamos a ver qué hacen los nuestros. Si Venezuela produce 2,5 millones de barriles por día, consumimos internamente 0,6 y le regalamos o subsidiamos a Petro-Caribe otros 0,2; estamos exportando algo así como 1,7. A un precio promedio de 70 dólares por barril en 2009 (lo que equivale a asumir que cerrará ese año alrededor de 90), eso nos da unos 43.000 millones de dólares. Nuestras importaciones este año van a cerrar por encima de 54.000 millones. En el primer semestre del año la acumulación de activos privados en el exterior pasó de 11.000 millones de dólares. Nuestra balanza de servicios al cierre del año superará los 7.000 millones de dólares. Ya no nos alcanza. El gobierno ha empezado a presionar al BCV para que le transfiera “reservas excedentarias”, un artilugio contable que se le ocurrió a nuestros genios y que es sinónimo de imprimir billetes sin respaldo. Así se resuelve en parte el problema fiscal (los dólares de FONDEN se ponen a circular en el paralelo a 5,0 bolívares, en lugar de 2,15), pero no se altera para nada el balance de divisas.

Por un lado, la negación. Haiman El Troudi defiende que se utilicen las reservas y los recursos del FONDEN para mantener la rumba. Esta postura está basada en aquella vieja costumbre venezolana de considerar las buenas noticias como permanentes y las malas como temporales. Por el otro lado Alí Rodríguez, quien en esta circunstancia viene a ser algo así como el maestro Yoda. Para él no tiene sentido quemar reservas y recursos en FONDEN, si los precios del petróleo se van a mantener bajos. Es pan para hoy, hambre para mañana. Es mejor reconocer de una vez que el nivel de esta rumba no se puede mantener. Según esta vertiente, es mejor devaluar, recortar la asignación de divisas oficiales, frenar las importaciones.

Ambos coinciden en que hará falta resucitar el ITF, el IDB, subir el IVA. Ninguno considera prioritario promover la actividad privada nacional, el promover la confianza. Ninguno cuestiona que se hayan utilizado nuestros recursos para cambiarle el título de propiedad a todo lo que se atraviesa por delante, desde teleféricos hasta los cables de luz. Eso es precisamente lo que nos terminará por hundir, no aquello en lo que difieren, sino todo en lo que coinciden.

Para El Universal, 14/11/2008

jueves, 6 de noviembre de 2008

Moody´s: Inminente devaluación del bolívar fuerte

Según un análisis de la firma calificadora Moody's, la capacidad de la economía para resistir el desplome de los precios del petróleo está en entredicho, y aunque dependerá de las medidas que tome el gobierno, aseguran que es inminente la devaluación del bolívar.

"A fin de impedir que el saldo en cuenta corriente derive en un considerable déficit en 2009, el gobierno tendrá que permitir una depreciación del tipo de cambio oficial, que ha estado fijo con respecto al dólar en 2,15 bolívares por dólar desde principios de 2005. En la actualidad el bolívar se encuentra sobrevaluado debido a la fuerte inflación de los últimos años. La depreciación de la moneda reduciría las importaciones, compensando al menos en parte el descenso en los ingresos por exportación del petróleo".

Moody's no precisa un su informe un estimado en cuanto al incremento que sufriría el tipo de cambio.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

A mil leguas del que fui

Ya de por sí la vejez debe ser suficientemente compleja, tan desprovista de futuro y de la posibilidad de concretar nuevas ideas, como para montarle encima las persecuciones de la culpa y el remordimiento. Mucho más difícil que esforzarse inútilmente por seguir siendo el que se fue, debe ser el vivir perseguido por las sombras de nuestros propios actos. Todo esto me vino a la mente a raíz del escándalo que envuelve ahora a Milán Kundera, por la aparición de unos supuestos documentos de la policía secreta checa en el que lo acusan de delator, de chivo del partido comunista.

El 14 de marzo de 1950 Miroslav Dvoracek, un ex-piloto desertor del ejército checoeslovaco que trabajaba como espía de los Estados Unidos, se reunió con su antigua amiga Iva Militka en Klarov, Praga; un encuentro que habría de cambiarles la vida para siempre. Dvoracek le pidió que le guardara de forma temporal una maleta en la residencia de estudiantes. En ella se encontraban documentos relativos a una misión que le había sido encomendada: Contactar a un cierto Vaclavik, empleado de Chemapol, importante empresa química checa. Militka regresó a la residencia y le comentó a su novio Miroslav Dlask acerca del encuentro. Poco después Dvoracek, de apenas 22 años, fue detenido y enviado a los campos de concentración de Pribram. Luego sería trasladado a trabajar como esclavo en las minas de uranio. En total pasaría 14 años en cautiverio.

Milán Kundera por aquél entonces era un joven estudiante de cine y miembro del partido comunista, del que había sido expulsado por burlarse de un alto cargo (un episodio que después daría origen a La broma, su primera novela). De acuerdo con la versión del historiador checo Jiri Pernes, Kundera era el delegado de la residencia estudiantil. Un documento autentificado por el Archivo de Fuerzas de Seguridad y respaldado por el Instituto para el Estudio de los Regímenes Totalitarios, describe lo que ocurrió aquella tarde: “Hoy, cerca de las 4:00PM, un estudiante de nombre Milan Kundera informó que Iva Militka, hospedada en la residencia, le dijo a un estudiante de apellido Dlask que se había encontrado con cierto amigo suyo, Miroslav Dvoracek, ese mismo día en Praga, quien le dejó una maleta a su cuidado”.

El propio Kundera y una buena cantidad de escritores, políticos e intelectuales han desmentido esta versión, alegando que el documento ha sido forjado para perjudicar su reputación. El episodio se encuentra inscrito dentro de esa relación conflictiva que mantiene Kundera con su país natal. Como ha dicho otro escritor checo, Iván Klima: “A la gente le parece una simplificación efectista el modo en que Kundera presenta su experiencia checa, en contradicción con el hecho de que Kundera fuese un hijo muy querido y muy mimado del régimen comunista hasta 1968”.

El historiador checo Zdenek Pesat, entonces estudiante de filosofía en Praga y cuadro del partido comunista, ha admitido que esa misma tarde recibió la visita de Miroslav Dlask, quien le relató el encuentro entre Dvoracek y su futura esposa Iva Militka. Según Pesat fue él mismo quien, con el fin de proteger a Iva Militka, había denunciado a Dvoracek.

Kundera podría o no haber estado involucrado, pero no cabe duda de que la historia no resulta del todo inverosímil. Otro escritor, Emil Cioran, filósofo, ensayista y moralista, cuya vida intelectual (al igual que la de Kundera) transcurrió en París, formó parte en su Rumania natal de la Guardia de Hierro, una organización fascista, y allí publicó algunos textos bastante tolerantes con el entonces incipiente nazismo. Cioran declararía en 1949 que cuando leía aquellas frases “no podía siquiera imaginarme mi pasado, y cuando ahora pienso en él, me parece recordar los años de otro; y reniego de ese otro, todo mi yo mismo (sic) está en otro lugar, a mil leguas del que fue”.

Son experiencias que deberíamos mantener en mente hoy en día, cuando los excesos del poder amenazan con eclipsar el ejercicio de las libertades ciudadanas, algo que resultaría imposible sin la colaboración y la connivencia de miles de personas. La historia demuestra que las sociedades que atraviesan por dictaduras, totalitarismos o alguna otra modalidad del secuestro de poderes, requieren para salir adelante de un balance frágil entre la persecución por los crímenes pasados y la tolerancia, la exigencia de rendición de cuentas y el perdón. Javier Marías se ha referido en numerosas ocasiones a ese equilibrio frágil, y es que con frecuencia aquellos cuyos actos se ha acordado perdonar u olvidar no se contentan sólo con ello, sino que además con el paso del tiempo se van convenciendo a sí mismos y a los demás de que ellos estaban del otro lado, en el de las víctimas, no en el de los cómplices o victimarios. Con todo y esa ausencia de memoria o de consciencia por la que selectivamente optan algunos, hay otros para quienes la persecución de sus propios fantasmas puede llegar a ser mucho más cruel que la de sus contemporáneos.

Para El Universal, 07/11/2008

martes, 4 de noviembre de 2008

¿Qué tan grave es para nosotros la caída del petróleo?

A mediados de esta semana el precio del petróleo venezolano alcanzó los 55 dólares por barril, una caída de 56% con respecto a su punto más alto, registrado apenas en el mes de julio pasado: 126 dólares. ¿Estamos preparados para afrontar una caída de esa magnitud? Por un lado, la experiencia apunta a que Venezuela nunca ha estado preparada para enfrentar una fuerte caída en los precios, que nosotros somos un país acostumbrado a consumir bastante más de lo que produce (el petróleo paga la cuenta, mientras pueda), y que hoy más que nunca dependemos del crudo para obtener divisas, ingresos fiscales, e impulsar al resto de la economía. Por otro lado, el gobierno ha decidido hacerle frente a esas expectativas armando un presupuesto para 2009 según el cual la inflación no superará el 15%, no habrá devaluación, y se mantendrán los niveles de gasto público. ¿Y entonces?

La caída en los precios del petróleo se transmite a la economía del país a través de un vaso conductor principal: la obtención de dólares a través de las exportaciones petroleras. El petróleo provee a Venezuela de más del 95% de las divisas que el país obtiene al año. Las otras vías de obtener divisas, exportaciones no tradicionales, inversión extranjera y préstamos en dólares obtenidos en el exterior por el sector privado o por el gobierno, están cerradas por diferentes razones. El entorno que rodea la actividad privada ahuyenta la inversión, colocándonos en franca desventaja en relación con otros países de la región como Colombia, Panamá, Costa Rica, México o Chile, los principales receptores de inversión extranjera en América Latina. Esa ausencia de inversión, y la política del gobierno de promover las importaciones de forma masiva para combatir la inflación, redujo a cero nuestras posibilidades de realizar exportaciones no tradicionales. Por último, la crisis financiera mundial ha provocado una caída en la disposición a prestarle a economías emergentes.

¿En qué utiliza el gobierno los fondos que recibe por concepto de exportaciones petroleras? En 2007, por ejemplo, se recibieron 69.195 millones de dólares (94% petróleo). ¿En qué se utilizaron? En cuatro rubros principales: a) Importaciones (45.463 millones de dólares), b) Venta de dólares al sector privado venezolano (para atender el mercado paralelo o repatriación de dividendos: 16.477 millones de dólares), c) Acumulación de activos públicos en el exterior (FONDEN y compañía: 9.328 millones de dólares), y d) balanza de servicios (viajes, fletes de transporte, seguros y otros servicios pagados en el exterior, 3.700 millones de dólares). Después de esos cuatro usos, nuestra balanza de pagos registró una cifra negativa (5.742 millones de dólares). Durante el primer semestre del año, a pesar de que el petróleo venezolano promedió 100 dólares por barril, ocurrió algo similar.
A través de esos cuatro usos que podemos evaluar mejor qué ocurriría si el país viese reducida de forma drástica sus exportaciones petroleras. En orden de importancia, habría que reducir drásticamente las importaciones (devaluando, o restringiendo el acceso a las divisas a tasa oficial 2,15); reducir la oferta de divisas en el mercado paralelo (depreciación); detener la acumulación de dinero en fondos públicos en el exterior (recortes a subsidios petroleros a países vecinos); y reducir el déficit de servicios (reducción en el cupo CADIVI de viajeros).

Escribirlo es bastante más sencillo que sufrirlo. Reducir las importaciones equivale a reducir la tasa de crecimiento del consumo nacional, que tiene años creciendo el doble de nuestra producción. Durante los últimos cinco años el gobierno ha utilizado las importaciones para combatir el desabastecimiento y la inflación. Las importaciones baratas fueron sustituyendo poco a poco nuestro aparato productivo, y ahora que no las vamos a poder hacer en la misma magnitud, no tenemos a nadie capaz de (re)sustituirlas a nivel local. Eso traerá como consecuencia una fuerte aceleración de la inflación, que, partiendo del 36% anual que registra el área metropolitana de Caracas para el cierre de Octubre, no resulta nada auspicioso.

Esta caída en los precios agarra a Venezuela con un stock de divisas en reservas internacionales y en fondos en el exterior que bien podría utilizarse para amortiguar el golpe. Este sería el momento para reducir nuestros programas de ayuda al exterior y concentrar el esfuerzo en Venezuela. El problema está en que esos fondos nos pueden ayudar a hacerle frente a la crisis un año, pero si los precios se mantienen bajos tarde o temprano será imposible evitar el descalabro. Utilizar los fondos acumulados para sostener nuestros niveles de consumo es una estrategia peligrosa que se traducirá en pan para el 2009 y hambre para el 2010.

La otra forma en que la caída de los precios se transmite a nuestra economía diaria es a través de las cuentas fiscales, toda vez que el gobierno recibirá bastante menos ingresos fiscales por concepto del petróleo. Esa caída se puede enfrentar introduciendo “nuevos” impuestos (ITF, IDB), aumentando los que ya existen (IVA, ISLR), o recortando el gasto público. Si el gobierno opta por la primera vía tiene que pensar que la capacidad impositiva del aparato productivo privado se está reduciendo en la misma medida en que se destruye la inversión privada. Gravarle impuestos adicionales podría terminar de quebrar a las pocas empresas que aún sobreviven. Otras opciones serían devaluar, o pedir financiamiento al BCV (imprimir billetes), cuyas consecuencias inflacionarias son también conocidas.

Todo parece indicar que es muy tarde para implementar una estrategia efectiva que nos ayude a superar nuestra dependencia del petróleo en términos de divisas, de consumo, de ingreso fiscal, de empleos. El petróleo se le vuelve a quedar pequeño a Venezuela. Lo que tenemos por delante es la cosecha de la política económica que hemos venido sembrando a lo largo de todos estos años.

Para Últimas Noticias, Domingo 09/11/2008

viernes, 31 de octubre de 2008

Krugman: La trampa de la liquidez de USA

Paul Krugman se refiere en su editorial de hoy en New York Times a la caída en el consumo registrada durante el tercer trimestre en la economía de Estados Unidos: 3,1; con el gasto en bienes durables (neveras, TVs, DVDs, vehículos, etc.) cayendo 14% (este último resultado es consecuencia de que los bienes durables tienen una alta elasticidad de corto plazo - dejas de comprar el carro o la nevera - y una baja elasticidad de largo plazo - a la larga el carro o la nevera tendrán que ser reemplazados -). Esta caída es significativa porque el consumo no registraba variaciones negativas desde 1991!

Los consumidores están recortando sus tasas de consumo, un cambio de tendencia importante en una economía en donde en la última década las tasas de ahorros llegaron a ser bajas y en algunos años negativas. El recorte del gasto no podría llegar en peor momento. Esta situación sirve parav ilustrar un punto clave de la teoría económica keynesiana que ha sido muy discutido: Los incrementos en el ahorro en el corto plazo tienen consecuencias contractivas. Es así. Quienes han combatido este punto de vista alegan que si aumenta el ahorro, la reserva federal permitirán que caigan las tasas de interés, lo que a su vez tendrá efectos positivos sobre el crecimiento. Como comenta Krugman, el hecho es que cada vez que hay una caída en el consumo, la caída en las tasas promovida por el FED no es suficiente como para compensar su efecto negativo en términos de PIB. Esta vez no será la excepción.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Viaje al corazón de las tinieblas: La página web del CNE

Esta semana me di a la tarea de buscar en la página web del CNE algún instructivo que me ayudara a entender mejor el complejo proceso de votación del 23-11. Descubrí que los modelos de boletas para cada municipio ya han sido colocados allí, aunque esto no sea del conocimiento público o no se haya hecho una campaña masiva de información. Los modelos del tarjetón aparecen enteros en pantalla, pero si uno desea imprimirlos para verlos mejor sólo saldrán las tres primeras columnas y las ocho primeras filas. No importa el tamaño de letra, el modelo de impresión, o cualquier otra consideración de esas que se ubican bajo la categoría “herramientas”, siempre saldrán impresas sólo las primeras tres columnas y las ocho primeras filas. Así queda por fuera de la impresión preliminar la mayoría de las organizaciones de oposición, alineadas desde hace algún tiempo en la última columna de la derecha. Todas las tarjetas oficialistas se ubican hoy en día en donde se solía ubicar anteriormente Acción Democrática: arriba y a la izquierda. Una semblanza más entre el antes y el ahora, que me trajo a la memoria aquél viejísimo chiste de patio de colegio según el cual la tarjeta de AD se encontraba en el mismo lugar que la cadena de la poceta: Arriba y a la izquierda. Mucho han cambiado las pocetas desde entonces, pero las analogías y los simbolismos siguen incólumes.

Traté de visualizar en la pantalla los tres tarjetones a través de los cuales tengo que depositar mis siete votos, a saber: Alcalde Mayor, Voto Lista y Voto Uninominal Distrital; Gobernador, Voto Lista y Voto Uninominal Regional, y Alcalde del Municipio. Así descubrí que Henrique Capriles aparece en el tarjetón regional de Miranda como Henrique C. Radonski (se volaron el “Capriles”).

También di con algunos obstáculos que la propia oposición se ha puesto a sí misma. En el tarjetón del Distrito Metropolitano de Caracas y del Estado Miranda, los partidos Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo tienen la opción de votar por Antonio Ledezma y Henrique C. Radonski, y por el voto uninominal (Freddy Guevara y Armando Briquet); pero no hay óvalos para votar por lista. Después de hacer algunas llamadas aquí y allá supe que el voto lista de ambas organizaciones en esos tarjetones (entiendo que también en el Zulia) ha sido “concentrado” en una tarjeta ubicada bastante más abajo, “Unidos por Venezuela”. Esta tarjeta vendría a complementar las otras dos, pero evita la simplificación del voto entre los partidarios de la oposición, además de concentrar el voto lista en un tarjetón que hasta la fecha desconoce una gigantesca proporción de los votantes de ambas circunscripciones. Después de hablar con varias personas en los partidos de oposición no fui capaz de dar con una explicación coherente para esta separación. En sucesión kafkiana, el argumento más frecuente fue el de que eso “había aparecido ahí y ahí quedó, pero nadie tiene idea de a quién se le ocurrió”.

Creo que ese pequeño viaje al corazón de las tinieblas de la página web del CNE sirve para ilustrar un poco lo que serán las elecciones del próximo 23-11. Entiendo que las pequeñas trampas que he comentado aquí están en la página del CNE lucen así como pompas de jabón al lado de las inhabilitaciones y amenazas contra candidatos de oposición con opción clara de triunfo. Pero sí nos ayudan a entender un poco lo que será el rol del CNE en estas (y mientras esté conformado así, en sucesivas) elecciones: Estorbar, hacer todo más difícil. Lo ocurrido con la oposición también es ilustrativo: Aún a pesar de la colosal amenaza y sin detrimento del enorme esfuerzo de unidad realizado, sigue poniéndose pequeñas zancadillas a sí misma. Aún así, lo único que nos queda es votar, asistir ese día con la preparación física y mental necesaria, para tratar de mantener en pié los pocos pilares que todavía sostienen la maltrecha estructura de la democracia venezolana.

Para El Universal, 31/10/2008 (versión ampliada)

martes, 28 de octubre de 2008

Paul Krugman (El País): ¿Quién era Milton Friedman?

Paúl Krugman ha escrito a masterpiece acerca de las teorías de Milton Friedman y los efectos que en la práctica podría tener el llevar sus ideas demasiado lejos.

Noticias: Se estrechan los dólares para importar

En 2004 el precio de la cesta petrolera venezolana alzó vuelo y de 32,88 dólares el barril alcanzó la cumbre de 126 dólares el 18 de julio de este año.

Hasta ahora, el combustible ha sido suficiente para cubrir una expansión estelar de las importaciones. De hecho, las compras al exterior del primer semestre de este año ascienden a 21 mil 624 millones de dólares, cifra que representa un alza de 210% respecto al mismo período de 2004, pero el escenario comienza a girar.

Tomando en cuenta que históricamente las importaciones se incrementan en el segundo semestre, la proyección de bancos de inversión y firmas especializadas es que este año la factura por compras al exterior ascenderá a 54 mil millones. . El problema es que después de una acelerada caída el precio del crudo venezolano cerró la pasada semana en 61dólares, un nivel que enciende alarmas.

Si se toma como cierta la premisa del presupuesto nacional de 2009, que contempla exportaciones por el orden de 2,9 millones de barriles diarios y la cesta venezolana permanece en 61 dólares, el país recibiría 64 mil 568 millones de dólares.
Aun suponiendo que las importaciones no crezcan en 2009 y se mantengan en 54 mil millones, al restar pagos de deuda y divisas para viajes, el escenario luce muy ajustado.

El país sufriría una baja en las reservas internacionales, que se ubican en 39 mil millones de dólares y ya no podría depositar recursos en el Fonden.

Las perspectivas con las exportaciones que la OPEP y firmas especializadas asignan a Venezuela; es decir, 2,2 millones de barriles diarios, se tornan más complicadas.

Con el precio de la semana pasada y este nivel de exportaciones el país recibiría en 2009 unos 48 mil 983 millones de dólares, una magnitud que ya de por sí no cubriría las importaciones.

Aun cuando la OPEP anunció un recorte de producción, el petróleo no deja de perder valor. El barril del West Texas Intermediate (WTI) culminó la jornada en 63,22 dólares, con un declive de 93 centavos en relación con el viernes.

Al mismo tiempo, el precio del Brent del Mar del Norte para entrega en diciembre cayó a 59,32 dólares, alcanzando su nivel más bajo desde febrero de 2007, aunque cerró en 61,41.

John Kilduff, analista de MF Global, explicó a Reuters que "tuvimos algunas malas noticias sobre la actividad del mercado desde el extranjero, principalmente en Asia".

La demanda de petróleo en China, una de las causas principales tras el ascenso del crudo en años anteriores, aumentó 2% en septiembre, el incremento más débil de los últimos diez meses, agregó John Kilduff.

Analistas sostienen que el temor de los inversionistas a que una desaceleración económica en Europa, EEUU y Asia impacte la demanda, es la causa principal del declive de los precios del crudo. Los temores son de tal intensidad que el anuncio de que la OPEP podría considerar nuevos recortes de producción no ha sido suficiente para darle soporte al barril.

Víctor Salmerón
EL UNIVERSAL, 28/10/2008

miércoles, 22 de octubre de 2008

¿Inmunes?



Antes de comenzar el foro del miércoles pasado en el IESA, a la gente de protocolo se le ocurrió que los participantes nos tomáramos una foto con el título del evento como background. Y así quedó para la historia: Seis practicantes de finanzas, profesores, calificadores de riesgo y banqueros de inversión, posando sonrientes debajo de un enorme letrero azul en donde se leía: “Crisis financiera mundial y sus efectos sobre Venezuela”.

La crisis financiera mundial, al contrario de lo que ocurre con la mayoría de la cosas, es algo que sólo puede resultar entretenido si uno no tiene metido dinero allí. De lo contrario, no suena tan atractivo: Se trata de una fuerte caída en el valor de los ahorros de los trabajadores, de los fondos de retiro de los jubilados, y también de un conjunto de gente que se va a ver obligada a desalojar su vivienda.

Aún cuando Venezuela se ha ido aislando de los mercados financieros mundiales, existen tres mecanismos a través de los cuales la crisis se transmite hacia nuestra economía. En primer lugar, por la caída en los precios de los commodities. El petróleo venezolano ha caído en unos sesenta dólares por barril hasta la fecha, lo que nos obliga a replantearnos la forma en que utilizamos nuestras divisas. Por ejemplo, en el año 2007, a pesar de que nuestras exportaciones totalizaron 69.195 millones de dólares (93% petróleo), sufrimos una pérdida de reservas internacionales de 5.742 millones de dólares. ¿Por qué? Porque las importaciones, los dólares que hizo falta venderle al sector privado para contener el paralelo, los supuestos ahorros del gobierno en el exterior (posible compensación contable de exportaciones que reportamos sin que ocurran, o sin que cobremos), y nuestra déficit en servicios, superaron con creces nuestros ingresos. Algo similar ocurrió en el primer semestre de este año, cuando aún con el precio de petróleo a 99,6 dólares por barril, apenas acumulamos 942 millones de dólares en reservas.

Para el 2008, si exportamos 1.8 millones de barriles por día a 85 dólares por barril (un precio bastante optimista), nuestras exportaciones petroleras serán idénticas a nuestra importaciones de este año. Es decir, necesitamos recortar importaciones, reducir el déficit en servicios (¡el cupo de viajes!), no habrá dólares para mandar a los fondos en el exterior (¡por el contrario, hay que traer!), y no se podrá atender el paralelo en la medida en que se ha hecho hasta ahora. Así de simple. Llegó la hora de establecer prioridades en el uso de las divisas, de recoger la amarga siembra de la política económica de todos estos años. Los otros dos vasos comunicantes no son más alentadores: se ha cerrado el financiamiento para mercados emergentes (corporativos y soberanos), y se está pronosticando una desaceleración de la economía mundial en 3,5%.
Visto así, no había muchas razones para sonreír la mañana del miércoles. Excepto, claro está, del hecho poco conocido de que el IESA ha sido considerada en el ranking de América Economía como la séptima mejor escuela de negocios de América Latina. No ha sido nada fácil pero ahí está, ahora nos toca esforzarnos a todos para no hacer default, y mantener esos ratings.

Para El Universal, 22/10/2008

lunes, 20 de octubre de 2008

Figuraciones sólo nuestras, Javier Marías (El País)

Esta mañana, tanto en El País de España como en la red de periódicos asociados (que incluye a El Nacional), ha salido publicado un extraordinario artículo de Javier Marías sobre nuestras pasiones y figuraciones acerca de los muertos.

viernes, 17 de octubre de 2008

Lecturas sobre Paul Krugman, Premio Nobel de Economía 2008

Lo más importante de que se le haya dado el Premio Nobel de Economía a Paul Krugman es: 1) Que es capaz de escribir en un lenguaje que la mayoría puede entender (en este sentido, sus trabajos superan lo que Tyler Cowen llama el gradma-test, es decir, una idea económica tiene que ser capaz de ser comprendida por toda abuelita!); 2) Porque sus teorías económicas, por más sofisticadas que puedan ser (and sofistication you do need to win the Nobel) tienen un fuerte componente intuitivo, y 3) Porque es un tipo poco dogmático, que no se encierra alrededor de la teoría de la eficiencia del mercado a ultranza, pero tampoco de la intervención a ultranza. Y un poco de todo eso es lo que nos hace falta: Claridad, sentido común, y moderación. El propio Krugman en su blog ha escrito un documento titulado "Incidents from my career", que es una suerte de autobiografía tan entretenida como modesta.

Tyler Cowen en su blog Marginal Revolution ha publicado una entrada reciente titulada "Paul Krugman wins the Nobel Prize".

Pero quizás la mejor forma de aproximarse a Krugman en partiendo de sus lectures publicadas en www.youtube.com, en particular sus intervenciones en los foros "Crisis on Wall Street", "Unequal Democracy"; o su lecture "The Conscience of a Liberal".

miércoles, 15 de octubre de 2008

Por el camino de Job

Hay una especie de escalofrío transitando por ahí. El petróleo venezolano se está cotizando en 74 dólares por barril, 72 dólares por debajo del cenit alcanzado hace apenas unos meses. Eso nos coloca frente a frente con nuestra propia mezcla de contradicciones y sentimientos encontrados, nuestra versión colectiva del amor-odio. Como lo describiera una vez algún ejecutivo expatriado a Venezuela: Aquí la mejor noticia es que ha subido el petróleo. Y la peor noticia es que ha subido el petróleo. Uno podría agregar: Y viceversa.

Quizás el mayor provecho a la caída de los precios del petróleo se pueda encontrar en la pedagogía, pues nos provee con una herramienta única para ilustrar el inútil despilfarro del que hemos sido testigos en estos últimos años. Si los precios se mantienen donde están, es casi seguro que Venezuela necesitará de una nueva mezcla de devaluación (por el orden del 30%-40%), impuesto al débito bancario e incremento en el impuesto al valor agregado, para poder cuadrar sus cuentas. Todo eso con el petróleo a 70 dólares por barril. La última vez que ese conjunto de medidas se hizo necesario fue en febrero del año 2002, cuando los precios del petróleo llegaron a la vecindad de 16 dólares por barril.

Es decir, la crisis que hace cinco años desató que el petróleo llegara a 16 dólares, ahora se activa con el precio en 70. Esa es la consecuencia de nuestra política económica, sustentada en esa práctica ya común entre nosotros de considerar las buenas noticias como permanentes y las malas como temporales. Venezuela ha vivido corriéndole a la suerte. Mientras más nos equivocábamos, más subía el precio del petróleo. Nuestro punto de quiebre fue subiendo, pero por mucho tiempo el precio del petróleo subió todavía más. Esa racha pareciera haber llegado a su final.

Para que nos hagamos una idea aún mejor: El precio de la cesta venezolana el año pasado promedió 65 dólares por barril, y en lo que va de año estamos en la vecindad de 100, con cierta tendencia a cerrar el año alrededor de 92. ¡Más del 50% del año pasado! Sí, pero nosotros nos lanzamos a gastar con otras expectativas. Los volúmenes ya no son los de antes. Hace rato que el petróleo se le quedó pequeño a Venezuela. Pedir prestado en este entorno ya no es una opción. En 2008 no habrá dólares suficientes para que las importaciones sigan creciendo al ritmo que lo vienen haciendo, para seguir mandándole real al FONDEN y seguir inyectándole dólares al mercado paralelo. El consumo seguirá alineándose cada vez más con nuestra mermada capacidad de producción, habrá que desacumular algo de lo que se tiene afuera o reducir las ayudas “humanitarias” al exterior. Es urgente recuperar presencia en la Asamblea Nacional para pasar una Ley que prohiba la venta de petróleo a futuro; no contento con despilfarrar lo que teníamos hoy, el gobierno se ha propuesto seguir con la fiesta vendiendo los barriles de petróleo que le pertenecen a futuras generaciones de venezolanos. La antesala no es nada prometedora: Llegamos a diciembre con una inflación general de 36%, 53% en alimentos. Parafraseando a Job: Lo que tanto temíamos nos ha acaecido. Esa es la peor noticia. Acaso también sea la mejor.

Para El Universal, 17/10/2008

viernes, 10 de octubre de 2008

Los intérpretes vacíos

“Él lo decía y yo lo repetía, pero de un modo mecánico que no tiene nada que ver con la intelección, o es más, está reñido por ella: solo si uno no comprende ni asimila en absoluto lo que está oyendo puede volver a decirlo con más o menos exactitud (sobretodo si recibe y suelta sin pausa)”. Este pasaje de la novela Un Corazón tan Blanco, de Javier Marías, me volvió a la memoria el miércoles pasado, durante una de esas largas cadenas que a veces irrumpen en la radio mientras uno está encerrado en esos enormes pasillos de tráfico en los que se ha convertido Caracas. Uno se monta en el carro y enciende la radio de forma automática, y sólo mucho después se da cuenta de que cualquier cosa que hubiese sintonizado en principio en algún momento cambió, en algún momento se oyó la pompa y la voz grave, seguida por el coloquialismo, la informalidad o alternativamente por la ceremonia excesiva (en esto tampoco hay equilibrio); ese versallismo arrepentido (una expresión de Cabrujas) que precede a las cadenas presidenciales.

Como suele suceder, algún detalle casual acaba con la distracción y reinstaura la conciencia, y entonces uno se pregunta: ¿Cuánto tiempo llevo oyendo esto? El miércoles pasado una muchacha de voz joven (ese es el gran atractivo de la radio: la imaginación), se encontraba preconizando las bondades del socialismo y del máximo líder… Aunque rara vez uno se las arregla para sacar algo concreto de estas alocuciones “espontáneas”, si se pueden identificar en el camino las mismas frases hechas, las mismas huellas regadas que no conducen a ninguna parte… el socialismo garantiza la paz, la solidaridad, la justicia social… la revolución ha llegado para quedarse… para defendernos del imperialismo… nuestro único líder… gracias Fidel, por los médicos cubanos… el mundo pluripolar… solidario con nuestros países hermanos de América Latina… por una oposición golpista que pretende devolvernos al pasado… que no está interesada en la democracia… el magnicidio…

Hablaba con convicción, con la misma convicción ciega de los ministros, los miembros de la Asamblea Nacional, y demás instituciones ocupadas por el gobierno. Uno siempre termina preguntándose: ¿Será que de verdad se creen todo esto? ¿O será que llegan a su casa y apagan el cassette? Yo no sé los demás, pero esa muchacha del miércoles en la tarde sí parecía había comprado la historia completa. Ella, y muchos de los demás, la repiten con tanta precisión por eso, porque son intérpretes (el oficio del personaje de la novela), sin ninguna idea del significado o las consecuencias de lo que están diciendo.

Aquella muchacha del miércoles en la tarde estaba poseída por las mismas fuerzas que Kurtz, en El Corazón de las Tinieblas, de Joseph Conrad: “Todo aquello había resonado fuertemente dentro de él porque su corazón estaba vacío”. Nuestro sistema educativo no fue capaz de sembrarle sus propias convicciones, de desarrollar su libertad de pensamiento, sus propias ideas, la noción de que el destino depende del esfuerzo propio. Así cayó presa fácil de quienes inventaron el cassette para perpetuarse en el poder. Ahora, aunque los demás decidan quitarse las caretas, ella seguirá viendo minotauros.

Para El Universal 10/10/2008

jueves, 9 de octubre de 2008

Nouriel Roubini: 12 pasos para el desastre financiero (escrito en febrero, 2008)

Nouriel Roubini es Profesor of Economía en Stern School of Business, NYU además de Chairman de RGE Monitor. Acaba de escribir un artículo en su blog http://www.rgemonitor.com/blog/roubini, haciendo referencia a un artículo previo del mes de febrero 2008 (The Rising Risk of a Systemic Financial Meltdown: The Twelve Steps to Financial Disaster)
en donde más menos describió con cierta precisión lo que estaba por ocurrir. Tiene sus méritos, aunque febrero 2008 no está tan lejos de ahora. Aquí está el artículo, y también el email del profesor Roubini por si quieren contactarlo directamente:

nroubini@stern.nyu.edu

Nouriel Roubini | Oct 8, 2008

Last February – well before the collapse of Bear Stearns - I wrote a paper "The Risk of a Systemic Financial Meltdown: The 12 Steps to Financial Disaster" where I outlined how the U.S financial crisis would become more severe and virulent and eventually lead to a systemic financial meltdown and a severe recession.

It is now worthwhile revisiting these 12 steps of the financial meltdown as the events of the last few weeks and months have confirmed – literally step by step - the 12 steps that I then argued would lead us to the current economic and financial near-meltdown. I thus provide below a summary version of this paper where each of the 12 steps of this financial meltdown is reported in summary as written in the original paper.

Steps 9 through 12 are presented in their full – not summary – original version as they are the crucial final steps of this financial disaster scenario and they closely match the rapid escalation of the severe strains experienced by financial markets in the last two months. You can compare for yourself how the 12 steps outlined in that February paper match with the actual evolution of financial markets and the real economy in the eight months since that paper was written.

After reviewing my 12 steps scenario I will present below some policy recommendation that are urgently necessary now to prevent this systemic meltdown from occurring.

Here is first the February paper in a summary – but literal – version of the original (bold added):

Here are the twelve steps or stages of a scenario of systemic financial meltdown associated with this severe economic recession…

First, this is the worst housing recession in US history and there is no sign it will bottom out any time soon…

Second, losses for the financial system from the subprime disaster are now estimated to be as high as $250 to $300 billion. But the financial losses will not be only in subprime mortgages and the related RMBS and CDOs. They are now spreading to near prime and prime mortgages as the same reckless lending practices in subprime …were occurring across the entire spectrum of mortgages;…Also add to the woes and losses of the financial institutions the meltdown of hundreds of billions of off balance SIVs and conduits;..And because of securitization the securitized toxic waste has been spread from banks to capital markets and their investors in the US and abroad, thus increasing – rather than reducing systemic risk – and making the credit crunch global.

Third, the recession will lead – as it is already doing – to a sharp increase in defaults on other forms of unsecured consumer debt: credit cards, auto loans, student loans…

Fourth, while there is serious uncertainty about the losses that monolines will undertake on their insurance of RMBS, CDO and other toxic ABS products, it is now clear that such losses are much higher than the $10-15 billion rescue package that regulators are trying to patch up. Some monolines are actually borderline insolvent and none of them deserves at this point a AAA rating regardless of how much realistic recapitalization is provided…The downgrade of the monolines will also lead to large losses – and potential runs – on the money market funds that invested in some of these toxic products. The money market funds that are backed by banks or that bought liquidity protection from banks against the risk of a fall in the NAV may avoid a run but such a rescue will exacerbate the capital and liquidity problems of their underwriters…

Fifth, the commercial real estate loan market will soon enter into a meltdown similar to the subprime one…And new origination of commercial real estate mortgages is already semi-frozen today; the commercial real estate mortgage market is already seizing up today.

Sixth, it is possible that some large regional or even national bank that is very exposed to mortgages, residential and commercial, will go bankrupt. Thus some big banks may join the 200 plus subprime lenders that have gone bankrupt. This, like in the case of Northern Rock, will lead to depositors' panic and concerns about deposit insurance. The Fed will have to reaffirm the implicit doctrine that some banks are too big to be allowed to fail. But these bank bankruptcies will lead to severe fiscal losses of bank bailout and effective nationalization of the affected institutions…

Seventh, the banks losses on their portfolio of leveraged loans are already large and growing. The ability of financial institutions to syndicate and securitize their leveraged loans – a good chunk of which were issued to finance very risky and reckless LBOs – is now at serious risk. And hundreds of billions of dollars of leveraged loans are now stuck on the balance sheet of financial institutions at values well below par (currently about 90 cents on the dollar but soon much lower). Add to this that many reckless LBOs (as senseless LBOs with debt to earnings ratio of seven or eight had become the norm during the go-go days of the credit bubble) have now been postponed, restructured or cancelled. And add to this problem the fact that some actual large LBOs will end up into bankruptcy as some of these corporations taken private are effectively bankrupt in a recession and given the repricing of risk; convenant-lite and PIK toggles may only postpone – not avoid – such bankruptcies and make them uglier when they do eventually occur…

Eighth, once a severe recession is underway a massive wave of corporate defaults will take place. In a typical year US corporate default rates are about 3.8% (average for 1971-2007); in 2006 and 2007 this figure was a puny 0.6%. And in a typical US recession such default rates surge above 10%....Corporate default rates will surge during the 2008 recession and peak well above 10% based on recent studies. And once defaults are higher and credit spreads higher massive losses will occur among the credit default swaps (CDS) that provided protection against corporate defaults. ..If losses are large some of the counterparties who sold protection – possibly large institutions such as monolines, some hedge funds or a large broker dealer – may go bankrupt leading to even greater systemic risk as those who bought protection may face counterparties who cannot pay.

Ninth, the "shadow banking system" (as defined by the PIMCO folks) or more precisely the "shadow financial system" (as it is composed by non-bank financial institutions) will soon get into serious trouble. This shadow financial system is composed of financial institutions that – like banks – borrow short and in liquid forms and lend or invest long in more illiquid assets
. This system includes: SIVs, conduits, money market funds, monolines, investment banks, hedge funds and other non-bank financial institutions. All these institutions are subject to market risk, credit risk (given their risky investments) and especially liquidity/rollover risk as their short term liquid liabilities can be rolled off easily while their assets are more long term and illiquid. Unlike banks these non-bank financial institutions don't have direct or indirect access to the central bank's lender of last resort support as they are not depository institutions. Thus, in the case of financial distress and/or illiquidity they may go bankrupt because of both insolvency and/or lack of liquidity and inability to roll over or refinance their short term liabilities. Deepening problems in the economy and in the financial markets and poor risk managements will lead some of these institutions to go belly up: a few large hedge funds, a few money market funds, the entire SIV system and, possibly, one or two large and systemically important broker dealers. Dealing with the distress of this shadow financial system will be very problematic as this system – stressed by credit and liquidity problems - cannot be directly rescued by the central banks in the way that banks can.

Tenth, stock markets in the US and abroad will start pricing a severe US recession – rather than a mild recession – and a sharp global economic slowdown. The fall in stock markets… will resume as investors will soon realize that the economic downturn is more severe, that the monolines will not be rescued, that financial losses will mount, and that earnings will sharply drop in a recession not just among financial firms but also non financial ones. A few long equity hedge funds will go belly up in 2008 after the massive losses of many hedge funds in August, November and, again, January 2008. Large margin calls will be triggered for long equity investors and another round of massive equity shorting will take place. Long covering and margin calls will lead to a cascading fall in equity markets in the US and a transmission to global equity markets. US and global equity markets will enter into a persistent bear market as in a typical US recession the S&P500 falls by about 28%.

Eleventh, the worsening credit crunch that is affecting most credit markets and credit derivative markets will lead to a dry-up of liquidity in a variety of financial markets, including otherwise very liquid derivatives markets. Another round of credit crunch in interbank markets will ensue triggered by counterparty risk, lack of trust, liquidity premia and credit risk. A variety of interbank rates – TED spreads, BOR-OIS spreads, BOT – Tbill spreads, interbank-policy rate spreads, swap spreads, VIX and other gauges of investors' risk aversion – will massively widen again. Even the easing of the liquidity crunch after massive central banks' actions in December and January will reverse as credit concerns keep interbank spread wide in spite of further injections of liquidity by central banks.

Twelfth, a vicious circle of losses, capital reduction, credit contraction, forced liquidation and fire sales of assets at below fundamental prices will ensue leading to a cascading and mounting cycle of losses and further credit contraction. In illiquid market actual market prices are now even lower than the lower fundamental value that they now have given the credit problems in the economy. Market prices include a large illiquidity discount on top of the discount due to the credit and fundamental problems of the underlying assets that are backing the distressed financial assets. Capital losses will lead to margin calls and further reduction of risk taking by a variety of financial institutions that are now forced to mark to market their positions. Such a forced fire sale of assets in illiquid markets will lead to further losses that will further contract credit and trigger further margin calls and disintermediation of credit. The triggering event for the next round of this cascade is the downgrade of the monolines and the ensuing sharp drop in equity markets; both will trigger margin calls and further credit disintermediation.

Based on estimates by Goldman Sachs $200 billion of losses in the financial system lead to a contraction of credit of $2 trillion given that institutions hold about $10 of assets per dollar of capital. The recapitalization of banks sovereign wealth funds – about $80 billion so far – will be unable to stop this credit disintermediation – (the move from off balance sheet to on balance sheet and moves of assets and liabilities from the shadow banking system to the formal banking system) and the ensuing contraction in credit as the mounting losses will dominate by a large margin any bank recapitalization from SWFs. A contagious and cascading spiral of credit disintermediation, credit contraction, sharp fall in asset prices and sharp widening in credit spreads will then be transmitted to most parts of the financial system. This massive credit crunch will make the economic contraction more severe and lead to further financial losses. Total losses in the financial system will add up to more than $1 trillion and the economic recession will become deeper, more protracted and severe.

A near global economic recession will ensue as the financial and credit losses and the credit crunch spread around the world. Panic, fire sales, cascading fall in asset prices will exacerbate the financial and real economic distress as a number of large and systemically important financial institutions go bankrupt. A 1987 style stock market crash could occur leading to further panic and severe financial and economic distress. Monetary and fiscal easing will not be able to prevent a systemic financial meltdown as credit and insolvency problems trump illiquidity problems. The lack of trust in counterparties – driven by the opacity and lack of transparency in financial markets, and uncertainty about the size of the losses and who is holding the toxic waste securities – will add to the impotence of monetary policy and lead to massive hoarding of liquidity that will exacerbates the liquidity and credit crunch.

In this meltdown scenario US and global financial markets will experience their most severe crisis in the last quarter of a century.

Can the Fed and other financial officials avoid this nightmare scenario that keeps them awake at night? The answer to this question – to be detailed in a follow-up article – is twofold: first, it is not easy to manage and control such a contagious financial crisis that is more severe and dangerous than any faced by the US in a quarter of a century; second, the extent and severity of this financial crisis will depend on whether the policy response – monetary, fiscal, regulatory, financial and otherwise – is coherent, timely and credible. I will argue – in my next article - that one should be pessimistic about the ability of policy and financial authorities to manage and contain a crisis of this magnitude; thus, one should be prepared for the worst, i.e. a systemic financial crisis.

This is what I wrote in February and indeed, step by step, we have gotten very close now to this systemic financial meltdown, first in the US and now also in Europe. Last week I suggested, among many other policy options, the need for a coordinated monetary policy rate cut. That cut arrived this morning with Fed, ECB and other central banks cutting their policy rates by 50bps. This action is necessary but only cosmetic and it is too little too late. European central banks should have cut rates – as I suggested – many months ago before the recession and financial crisis became so virulent; and now 50bps for the Eurozone is peanuts at the time when a minimum of 150bps is necessary to restart the economy and unclog frozen financial markets. 50bps is also too little in the US given the damage to the real economy of the financial shocks of the last month; during the last recession the Fed cut the Fed Funds down to 1%; we are still 50bps away from that level. But at the end of this cycle – as I argued before – the Fed Funds will be closer to 0% than to 1%.

Policy rate cuts will have limited effects as they don't resolve the fundamental problem in markets that is keeping money market spreads relative to safe rates so high, i.e massive counterparty risk. To resolve that triage of insolvent banks and recapitalization of solvent banks, together with massive injections of liquidity in non banks and the corporate sector are necessary; yesterday plan to support the commercial paper market – something I recommended last week - is a step in the right direction.

Other more radical additional policy actions are also needed now; here are four suggestions for such additional policy action:

- To reduce the counterparty risk in the money markets a triage between insolvent banks that need to be shut down and a recapitalization of solvent banks is necessary together with massive injections of liquidity in non-banks and the corporate sector. Yesterday's plan to support the commercial paper market – something I recommended last week - is a step in the right direction. Direct lending by the government to small businesses – via the Small Business Administration – is also necessary to avoid the implosion of smaller businesses.

- a generalized temporary blanket guarantee of all deposits is now necessary both in the US and in Europe followed by a triage between insolvent banks to be closed rapidly and illiquid but solvent banks that deserve to be rescued to avoid the moral hazard of such blanket guarantee;

- the flawed $700 bn TARP legislation will have to be modified in three ways to: a) allow for direct government injection of public capital in banks in the form of preferred shared matched by private capital contributions by current shareholders (via suspension of all dividend payments and matching Tier 1 capital provided by private shareholders); b) implement a clear plan to reduce the face value of mortgages for distressed home owners and avoid a tsunami of foreclosures; c) do a rapid and radical triage between solvent banks and insolvent banks that need to be rapidly closed.

- given the collapse of private aggregate demand (consumption is falling, residential investment is falling, non-residential investment in structures is falling, capex spending by the corporate sector was falling already before the latest financial and confidence shock and will now be plunging at an even faster rate) you need to give a boost to aggregate demand to ensure that an unavoidable two-year recession does not become a decade long stagnation. Since the private sector is not spending and since the first fiscal stimulus plan (tax rebates for households and tax incentives to firms) miserably failed as households and firms are saving rather than spending and investing it is necessary now to boost directly public consumption of goods and services via a massive spending program (a $300 bn fiscal stimulus): the federal government should have a plan to immediately spend in infrastructures and in new green technologies; also unemployment benefits should be sharply increased together with a targeted tax rebates only for lower income households at risk; and federal block grants should be given to state and local government to boost their infrastructure spending (roads, sewer systems, etc.). If the private sector does not spend and/or cannot spend old fashioned traditional Keynesian spending by the government is necessary. It is true that we are already having large and growing budget deficits; but $300 bn of public works is more effective and productive than spending $700 bn to buy toxic assets.

So we are now very close to the systemic financial meltdown that I outlined in my February paper. But radical action can be taken and should be taken to control the damage and prevent this meltdown from occurring. At this point the US, the advanced economies (and now most likely even some emerging market economies) will experience an ugly recession and an ugly financial and banking crisis regardless of what we do from now on. We are already now in a global recession that is getting worse by the day. What radical policy action can only do is preventing what will now be an ugly and nasty two-year recession and financial crisis from turning into a systemic meltdown and a decade long economic depression. The financial and economic conditions are extreme; thus extreme policy action is needed now to save the global economy from an ugly depression.

miércoles, 8 de octubre de 2008

La crisis financiera de USA y nuestros niveles de endeudamiento

La crisis nos ha dado la oportunidad a quienes enseñamos finanzas corporativas en economías emergentes (todavía nadie ha acuñado el término de “submergentes”) de exponer mejor el concepto de costo de bancarrota. El año pasado un alumno del IESA realizó conmigo una tesis para estudiar si las empresas en Venezuela se encontraban sub-endeudadas o sobre-endeudadas (medido por varios criterios). La evidencia indicaba que nuestras compañías poseían índices de endeudamiento menores a sus contrapartes en mercados más desarrollados (casi todos) en la mayoría de las industrias. En ese trabajo se asomó la hipótesis de que podría ser un reflejo del propio riesgo país de Venezuela: Como aquí el capital se descuenta a tasas más altas que en otros mercados, su valor es menor, y por ende el margen de endeudamiento medido a través de los balances es menor. Ahora aparece una explicación un poco más sólida: Cuando las empresas venezolanas se endeudan, dado que nuestra economía es mucho más volátil que cualquier otra y aquí ocurren crisis bastante más grandes en términos del tamaño de la economía con más frecuencia, toman en cuenta de alguna forma los costos de bancarrota. Estos costos, que no son tan evidentes como la propia tasas de interés, vienen representados por la pérdida de margen de maniobra financiera en el evento de una crisis. Así, aunque a simple vista los índices de endeudamiento parezcan inferiores, podrían estar compensando los mayores costos de bancarrota (viéndolo así, habría que pensar en realizar un nuevo estudio, porque ajustando por el riesgo de bancarrota actual creo que la mayoría de nuestras empresas se encuentra sobre-endeudadas, aunque probablemente parte de esa deuda se encuentre en los balances de otras compañías relacionadas en el exterior).

Este mismo criterio, tamaño de la deuda en función del riesgo de bancarrota, podría utilizarse también para evaluar la evolución de nuestra deuda pública. Eso sí, contando PDVSA, CANTV, Electricidad de Caracas, y demás caprichos que el gobierno se ha ido dando en estos años; y sin olvidar la ley de Stein.