lunes, 24 de marzo de 2008

School Briefs: Algunas preguntas (y respuestas) básicas sobre la política monetaria del gobierno

El Nacional, 18/03/2007 (página A5): “En el informe de gestión 2007 del Banco Central de Venezuela (BCV) entregado a la Asamblea Nacional se destaca que a pesar del esfuerzo en materia monetaria efectuado por ese organismo para contener la inflación, varios factores incidieron en el repunte de ésta: la expansión de la demanda interna, la escasez de rubros agrícolas, la aplicación del impuesto a las transacciones financieras, y el ajuste a la tasa del impuesto sobre bebidas alcohólicas y cigarrillos… El instituto emisor señala que el año pasado (2007) se desarrollaron acciones orientadas a contener mayores presiones inflacionarias… al considerar el conjunto de medidas en materia de encaje legal que el organismo aplicó en 2007, se observa cómo la tasa efectiva del encaje al cierre del año se ubicó en 21,9%, 4,6% por encima del nivel alcanzado en el año 2007 (17,3%)”.

Información adicional:
- Liquidez Monetaria (millones de bolívares fuertes):
2006: 118.806 – 2007: 152.917
- Monedas y Billetes en poder del público (millones de bolívares fuertes):
2006: 12.802 – 2007: 16.783
- Variación PIB 2007: 8,3%
- Inflación 2007: 20,4%

PREGUNTAS:
1) ¿En qué porcentaje creció la base monetaria entre 2006 y 2007?
La Base Monetaria, es decir, el total de las monedas y billetes que existen en la economía venezolana, se encuentran en poder del público (E, por efectivo) o en reservas bancarias (RB), que incluye no sólo el encaje legal, sino también las reservas en exceso (por encima del encaje legal).

BM = MB + RB

Para calcular la base monetaria, sólo se necesita saber el monto de reservas bancarias, que según el informe del BCV representó 17,3% y 21,9% del total de depósitos en 2006 y 2007 respectivamente.
Para saber el total de depósitos, hay que restar de la liquidez monetaria (M2) el total de efectivo en moneda y billetes en poder del público (MB) (es decir, del total de la liquidez, lo que no está en moneda y billetes está en depósitos):

M2 = MB + D
D = M2 - MB
D(2006) = 108.806-12.802 = 106.005
D(2007) = 152.917 - 16.783 = 136.134

Ahora que ya se conoce el total de depósitos 2006 y 2007, hay que calcular el total de reservas bancarias aplicando el porcentaje contenido para cada año en el informe del BCV al total de depósitos:

RB(2006) = 17,3% * 106.005 = 18.339
RB (2007) = 21,9% * 136.134 = 29.813

Sumando el total de reservas bancarias (RB) al total de monedas y billetes en poder del público (MB), se obtiene la base monetaria (BM):

BM = MB + RB
BM(2006) = 12.802 + 18.339 = 31.140
BM(2007) = 16.783 + 29.813 = 46.596

Con base en lo anterior, se puede decir que la base monetaria creció en el año 2007 49,6%, pasando de 31.140 a 46.596 millones de bolívares fuertes.

2) ¿Qué ocurrió entre los años 2006 y 2007 con la relación de preferencia del público entre efectivo y depósitos?

La relación efectivo/depósitos (e=MB/D) en ambos años se comportó de la siguiente forma:
e(2006) = 12.802 / 106.005 = 0,1208
e(2007) = 16.783 / 136.134 = 0,1233

Es decir, en 2006 y 2007 las preferencias del público entre mantener dinero en efectivo y mantener depósitos se mantuvieron estables.

3) ¿Cuál fue la magnitud del multiplicador de la política monetaria (o multiplicador del crédito) en 2006 y 2007?

La respuesta se puede obtener por dos vías, a través de la simple división del total de liquidez (M2) entre la base monetaria (BM), o utilizando directamente la fórmula del multiplicador.

Multiplicador = M2 / BM
Multiplicador(2006) = 118.806/31.140 = 3,8152
Multiplicador(2007) = 152.917/46.596 = 3,2818

La otra forma de calcularlo:

Multiplicador = (1 + e) / (r + e)
Multiplicador(2006) = (1 + 0,1208) / (0,173 + 0,1208) = 3,8152
Multiplicador(2007) = (1 + 0,1233) / (0,219 + 0,1233) = 3,2818

Este resultado es fundamental: A pesar de que la cantidad de dinero primario (monedas y billetes) creció 49,6%, la política de subir el encaje legal en 4,6% (de 17,3% a 21,9%) provocó una disminución del efecto multiplicador, es decir, de la capacidad de los bancos para crear crédito (mientras más dinero como porcentaje de los depósitos tienen que dejar los bancos en el BCV como reserva, menos dinero disponible para préstamos), de forma tal que la liquidez monetaria total “sólo” creció 28,7% (de 118.806 a 152.917 millones de bolívares fuertes).

4) Manteniendo las demás magnitudes constantes, ¿Puede estimar cuál hubiese sido la inflación en 2007 si el Banco Central de Venezuela hubiese mantenido constante el encaje legal?

Según la teoría cuantitativa del dinero, el porcentaje de variación en la cantidad de dinero (m) más el porcentaje de variación en la velocidad de circulación de ese dinero (V), es idéntica a la variación en el producto nacional (Y) más la variación de precios (P). En números:

%m + %V = %Y + %P

Esta ecuación se puede verificar para el año 2007, dado que se conocen todas las magnitudes salvo la variación en la velocidad de circulación del dinero, que el año pasado fue prácticamente cero:

28,7% + 0% = 8,3% + 20,4%

Ahora bien, manteniendo las demás magnitudes constantes, ¿cuál habría sido la tasa de crecimiento en la cantidad de dinero si el BCV hubiese mantenido constante el encaje legal?

M2 = BM * multiplicador
M2 = BM(2007) * multiplicador(2006)
M2 = 46.596 * 3,8152 = 177.772

Es decir, manteniendo el encaje legal el multiplicador habría sido el mismo del año 2006, dado que la relación efectivo depósito prácticamente no registró ningún cambio. Pues bien, sin ese incremento de 4,6% en el encaje legal, la liquidez monetaria (M2) hubiese crecido 49,6% (hubiese pasado de 118.806 a 177.772 millones de bolívares fuertes).

Ese crecimiento en la cantidad de dinero, manteniendo lo demás constante, es consistente con una inflación aproximada de 41,3%.

49,6% + 0% = 8,3% + 41,3%

Es decir, sin la política de encaje legal más restrictiva, nuestra inflación el año pasado hubiese estado alrededor de 41,3%.

5) Con base en la pregunta anterior, ¿Qué tan sostenible le parece la política anti-inflacionaria del gobierno?

Como dice el informe del BCV, está claro que las fuerzas que se encuentran detrás del fenómeno inflacionario tienen que ver con las presiones de demanda originadas por el gasto público, con la falta de inversión, con las dificultades y cuellos de botella en el proceso de producción (el aparato productivo operando a plena capacidad instalada y sin invertir, lo cual a su vez genera escasez), y con presiones de costos sobre la oferta (impuesto a las transacciones financieras e incremento en impuestos a cigarrillos y licores).

Salvo el incremento en impuestos, que no está planteado (por el momento) que se repita, todas las demás fuerzas están up-and-running, y el gobierno no ha planteado ningún correctivo específico.

En ese panorama, recortar el gasto público sería la única opción, algo que no parece factible en un año electoral. La única herramienta disponible para combatir la inflación restante es: Seguir importando más (y seguir reventando a los productores nacionales poniéndolos a competir deslealmente con productos importados subsidiados por la política cambiaria) o seguir incrementando la restricción en la política monetaria vía encaje legal. Esta segunda alternativa tampoco es gratis, la restricción se traduce en una posibilidad menor para el crédito, lo que a su vez se traduce en una subida muy acelerada en la tasa de interés. Esto último tampoco le interesa al gobierno, que es el deudor más grande que existe en moneda local. ¿Y entonces? Entonces, el dilema es el mismo: Más importaciones (mientras el petróleo lo permita) o más inflación.