jueves, 14 de agosto de 2008

¿Cuánto real pueden tener los fondos parafiscales del gobierno en el exterior?

Esta es una pregunta clave para evaluar la sostenibilidad de la política fiscal, cambiaria y monetaria del gobierno. Lamentablemente no existe ningún lugar a donde acudir para obtener cifras confiables, no existe ningún mecanismo formal de rendición de cuentas, ninguna regla de ahorro o desahorro. Pero hay algunas fuentes a las que se puede recurrir. Por ejemplo, nuestra balanza de pagos. La acumulación de activos públicos en el exterior acumulada en los siete años que van desde 2000-2007 se puede apreciar en la gráfica que está más arriba. Después de todo, la principal fuente de acumulación de activos en dólares es las exportaciones petroleras.



Esta tabla no resuelve del todo nuestras dudas, por varias razones:
1) Como las exportaciones petroleras se encuentran sobre-estimadas en buena medida (la cifra exacta de sobre-estimación ha sido estimada por varios analistas en un rango de US$6.000 - US$16.000 dólares por año), la acumulación de activos públicos en el exterior podría estar también sobre-estimada. Esto lo que quiere decir es que como nuestra balanza de pagos refleja unas entradas de divisas que en alguna medida no se produjeron, la cuenta de acumulación de activos públicos en el exterior podría reflejar algunas salidas que tampoco son tales (la sobre-estimación proviene en parte de los barriles de petróleo que se envían al exterior vía convenios, por los que se recibe un precio muy inferior - if any - al precio de mercado, pero se contabilizan como "exportaciones" y se registran como "cuentas por cobrar").
2) Más importante aún: En los últimos dos años los fondos parafiscales del gobierno en el exterior se han alimentado no solamente de dólares provenientes de la factura petrolera, sino también de emisiones cada vez más grandes de deuda, puestas en la cabeza de las empresas del Estado (PDVSA y CANTV). Es el caso del Fondo Chino, cuya dotación aproximada (US$4.000 millones) proviene de ventas de petróleo a futuro a esa nación, que a todos los efectos son deuda pública. Esto hace más difícil aún seguirle el rastro al tamaño de los fondos, y más irresponsable aún la gestión del gobierno, que no contento con hipotecar buena parte del presente ha empezado desde ya a comprometer barriles de petróleo a futuro.
3) Más importante aún, aunque tuviésemos una idea de lo que ha ingresado, no hay forma de saber qué disponibilidad de recursos existe; es decir, no hay forma de saber cuánto se ha gastado y en dónde. Al cierre del año 2006, una lámina del Ministerio de Finanzas presentada en NY establecía que de los US$18.000 millones acumulados en FONDEN, aproximadamente se había comprometido la mitad. Lo que sabemos es eso, que hasta 2006 se habían gastado unos US$9.000 millones... De ahí para acá es otra cosa...

Esa, irónicamente, es la única forma de obtener información directa a través de FONDEN, que algunos colegas en Estados Unidos nos envíen estractos de presentaciones que los nuestros van a hacer allá, al mismísimo imperio, para levantar dinero.

Como por ejemplo, la que sigue.



En cualquier, mi impresión después de haber revisado toda la evidencia disponible, que no es mucha, es que puede ser que haya dinero en el exterior, pero no tanto como la mayoría cree.