sábado, 20 de septiembre de 2008

Nuestra política de enriquecimiento del vecino



La mayoría de las economías del Sudeste asiático que consiguieron crecer a tasas muy aceleradas lo hicieron con base en una política de cambio competitiva. Brasil se evitó la crisis argentina abandonando su propia camisa de fuerza y devaluando el real ante la fuerte diferencia que existía entre la inflación local (con todo el cambio fijo) y la inflación internacional. Esas políticas se conocen en la literatura económica como de "empobrecimiento" del vecino. Procura establecer un patrón de precios favorables de los bienes nacionales sobre los extranjeros, impulsando las exportaciones no tradicionales y haciendo menos atractivas en términos relativos las exportaciones. Yo siempre he estado a favor de que la política cambiaria no debe ser herramienta ni para favorecer ni para perjudicar a los productores nacionales. La revolución bonita aplica un esquema inverso, promueve la estabilidad cambiaria en presencia de inflaciones de 20%-30%, generando un patrón de precios muy favorable para las importaciones que ahogan a los productores locales. Para muestra este botón.