miércoles, 30 de julio de 2008

The Economist, July 17th: Masaje mortal

Utilizando fuentes oficiales de cada nación, The Economist acaba de publicar una reseña completa resaltando cómo se ha triplicado el crimen en Venezuela, y muy particularmente en Caracas, durante la administración actual. La nota se refiere a la forma en que los representantes del gobierno continúan "masajeando"las estadísticas, un esfuerzo paralelo al que ya se ha registrado al nivel del Banco Central con las cifras de inversión en capital fijo pública y privada, escasez; o las del Instituto Nacional de Estadísticas relativas al desempleo, inactividad, e informalidad.
El sub-título: ¿Cómo no atacar una tasa de homicidios en crecimiento? bien podría ser aplicado a muchas otras áreas de las políticas públicas en Venezuela.

La civilización espontánea

Ya está bueno de seguir quejándose de que en Venezuela nada funciona. Me lo propuse firmemente la otra tarde, en la barra de un café de Sabana Grande, después de escuchar a un par de mujeres no tan entradas en edad, lamiéndose mutuamente las heridas que a diario les inflinge esa forma tan peculiar que tenemos nosotros de hacer que nada, o casi nada, funcione. “Es que, de verdad, este país…” Esa expresión, “este país” es todo un clásico venezolano. Es, por encima de cualquier otra cosa, una fórmula que describe con precisión la manera en que hemos escogido relacionarnos con las cosas que ocurren a nuestro alrededor. “Este país”, al igual que “este edificio” e inclusive “esta mujer”, “este hombre”, o “este niño”, se utiliza para desmarcarse, para poner tierra de por medio, si es “este”, no es “mío”, mucho menos “nuestro”.

Si a ver vamos, aquí si hay algo que sorprende es que todavía funcionen tantas cosas.

Por ejemplo, todavía en muchos lugares tu abres un grifo y sale agua. Es decir, estamos en un país donde la experticia técnica no priva a la hora de asignar contratos, en donde la sociedad no tiene mecanismos de contraloría sobre lo público, en donde para el momento en que se descubra una eventual tubería rota, no existirá ningún procedimiento legal, entre otras cosas, porque una fracción del contrato ha sido ya invertida en alguna garantía de impunidad. Que en un país en donde privan esos incentivos uno abra el grifo y todavía salga agua, es toda una proeza.

Tómese una sociedad en donde los conductores se detengan con el semáforo en rojo, en donde exista cierto respeto mínimo por las leyes. A partir de ahí, elimínese el concepto de autoridad, bórrese toda probabilidad de que cualquier violación sea castigada, y, adicionalmente, envíense ladrones a robar en los semáforos a aquellos conductores que se detengan en rojo. ¿Por cuánto tiempo los conductores van a seguir deteniéndose en rojo? Yo no sé allá, pero aquí en Venezuela todavía hay gente que se detiene ante una luz roja. Yo siempre me conmuevo ante ese espectáculo, ante ese hombre sólo, metido en su máquina de hierro, desafiando al desorden, a la barbarie, convirtiéndose en todo un símbolo de resistencia. Ricardo Villasmil dice que es una herencia casi genética de las instituciones de la colonia, de las dictaduras militares, de los primeros gobiernos de nuestra democracia.

Durante muchos años tuve en la mente aquella escena descrita por José Ignacio Cabrujas: Un fiscal de tránsito detiene a un conductor, y nueve de cada diez veces la primera expresión del conductor era decirle: ¿Te vas a poner con eso? Es decir, ¿te vas a creer eso de que tu eres fiscal, te lo vas a tomar en serio? Para Cabrujas, era evidente que ese fiscal no era un fiscal, sino un tipo al que le pusieron un uniforme y lo pararon en una esquina, para que simulara estar trabajando, a cambio de unos reales. Durante muchos años me aferré a esa idea, descrita con más amplitud en “El estado del disimulo”.

Ahora vengo de regreso. Ahora lo que más me causa impresión es que tras tantos años de vivir en una sociedad sin institucionalidad, sin autoridad, y con un sistema perverso de premios y castigos, todavía salga agua de los grifos, todavía haya gente detenida ante los semáforos, todavía vaya gente a votar. Es como si ciertas parcelas de nuestra sociedad, con todos los desperfectos que pueda tener, se encontraran funcionando en piloto automático, gracias a un orden espontáneo, a un conjunto de reglas que hemos acordado de forma tácita es necesario cumplir. Así, sin autoridad, sin institucionalidad, el país se esfuerza por salir adelante, por no caer en la barbarie.

Para El Universal, 01/08/2008

martes, 29 de julio de 2008

Paul Krugman sobre la crisis de Estados Unidos

La verdad es que estando aquí en Venezuela, en donde a diario se discute si el Banco Central de Venezuela debe ser independiente o no (para el Presidente, esa es una antigua máxima liberal); o se cuestiona qué tiene de malo trasladar dólares de reservas internacionales a fondos en el exterior sin retirar la contrapartida en bolívares de circulación; en un país en donde el gobierno un año califica al mercado paralelo de divisas como nido de especuladores y al año siguiente se faja a vender dólares ahí para bajar la cotización; o se insiste en las ventajas de los controles de precios, la planificación centralizada, la propiedad comunitaria; hablar de economía internacional, o de la crisis de hipotecas en Estados Unidos, equivale a ciencia ficción. Y lo peor es que, al menos por ahora, probablemente haya algo de cierto en eso. Gracias al petróleo Venezuela no sólo se ha podido aislar de la comunidad financiera internacional, sino mejor (o peor) aún, se ha convertido en una comunidad financiera en sí misma.

En cualquier caso, para realizar ejercicios intelectuales y mantener cierto suministro de aire al cerebro, vale la pena escuchar la siguiente clase de Paul Kugman, acerca de la crisis financiera en Estados Unidos. Algunas de las ideas principales de Krugman:

¿Cuáles son los indicadores más claros de la crisis?-
Existen ciertos activos cuyo riesgo tradicionalmente se consideraba equivalente, que ahora presentan yields muy diferentes: Por ejemplo, LIBOR a tres meses ((London Interbank Offer Rate, la tasa a la que los bancos se prestan dinero en "Londres", en realidad todo ocurre en el cyberspace) normalmente estaba 30-50 puntos basicos (0,30%%-0,50%) por encima de las Letras del Tesoro de USA a tres meses (sólo porque el riesgo de prestarle a un banco es un poco más alto que prestarle al gobierno de los Estados Unidos), y ahora está alrededor de 200 puntos básicos. Estos spreads están diciendo algo que parece razonable: Se ha incrementado el riesgo relativo de prestarle a los bancos, al menos en relación con el gobierno de los Estados Unidos (ese aumento en el spread está indicando que hay un montón de riesgo percibido en el sistema)

¿Cuándo pasó esto por última vez?-
La última vez que algo así pasó fue en 1998, cuando cayó Long Term Capital

¿Cómo se llegó a esa situación?
Bien, según Krugman, existía una enorme burbuja en el sector de Real State en USA (Bienes Raíces), que comenzó cuando cayeron las empresas de tecnología, internet start-ups, y demás representantes de la "nueva economía" a comienzos de los noventa. En ese momento, lo que impulsó la recesión fue la caída en inversión en telecomunicaciones, de repente hubo que frenar el crecimiento de toda esa infraestructura que ya nadie iba a utilizar. Para tratar de sacar a la economía de esa situación la FED bajó las tasas de interés, más o menos hasta la vecindad de 1%. No sólo la tasa de interés de corto plazo cayó, sino también la de largo plazo, porque Estados Unidos estaba recibiendo grandes entradas de capital, principalmente desde China, y en menor medida Japón, y de algunos países petroleros que empezaban a disfrutar de la bonanza de precios que se ha extendido hasta nuestros días. Esa situación de bajas tasas de interés, hizo las inversiones en bienes raíces muy atractivas. Y allí empezó a ocurrir una burbuja clásica: Los precios empezaron a subir, llenando las expectativas de los que pensaban que así sería, y alimentando las de que seguirían subiendo, y así sucesivamente.

Así, los precios de bienes raíces alcanzaron una magnitud tal que estaba completamente fuera de orden si se contrastaba con patrones históricos de precios. Medidos por varios indicadores y relaciones (cuánto cuesta alquilar versus cuánto cuesta comprar), los precios de los activos de bienes raíces se empezaron a mover entre 70% y 100% de donde deberían estar (de acuerdo con las relaciones históricas). Según Krugman, para el año 2005 los ciudadanos de Estados Unidos se ganaban la vida comprando y vendiendo casas con dinero prestado de China.

Y así, de acuerdo con la ley de Herbert Stein (Stein's Law,"If something cannot go on forever, it will stop,"), esta situación no tardaría mucho en llegar a su final.

Ver la clase de Paul Krugman Completa (hora y quince minutos).

lunes, 28 de julio de 2008

Nuestra inflación es cualquier cosa menos importada

Inflación (Consumidor) en doce meses (Mayo 2007-Abril 2008):
Venezuela: 29,3%
Emerging Markets (sin venezuela): 7,5%
Asia: 7,2%
Mundial (sin venezuela): 5,8%
Colombia: 5,7%
América Latina (sin Venezuela): 5,6%
Estados Unidos: 3,9%
Area Euro: 3,3%

viernes, 25 de julio de 2008

Fri Jul 25, 12:03 PM ET: Randy Pausch dies

By RAMIT PLUSHNICK-MASTI, Associated Press Writer
Fri Jul 25, 12:03 PM ET

PITTSBURGH - Randy Pausch, the Carnegie Mellon University computer scientist whose "last lecture" about facing terminal cancer became an Internet sensation and a best-selling book, died Friday. He was 47.


Pausch died at his home in Chesapeake, Va., said Jeffrey Zaslow, a Wall Street Journal writer who co-wrote Pausch's book. Pausch and his family had moved there last fall to be closer to his wife's relatives.

Pausch was diagnosed with incurable pancreatic cancer in September 2006. His popular last lecture at Carnegie Mellon in September 2007 garnered international attention and was viewed by millions on the Internet.

In it, Pausch celebrated living the life he had always dreamed of instead of concentrating on impending death.

"The lecture was for my kids, but if others are finding value in it, that is wonderful," Pausch wrote on his Web site. "But rest assured; I'm hardly unique."

The book "The Last Lecture" leaped to the top of the nonfiction best-seller lists after its publication in April and remains there this week. The book deal was reported to be worth more than $6 million.

Pausch said he dictated the book to Zaslow by cell phone, and Zaslow recalled Friday that he was "strong and funny" during their collaboration.

"It was the most fun 53 days of my life because it was like a performance," Zaslow told The Associated Press. "It was like getting 53 extra lectures." He recalled that Pausch became emotional when they worked on the last chapter, though, because that to him was the "end of the lecture, the book, his life."

At Carnegie Mellon, Pausch was a professor of computer science, human-computer interaction and design, and was recognized as a pioneer of virtual reality research. On campus, he became known for his flamboyance and showmanship as a teacher and mentor.

The speech last fall was part of a series Carnegie Mellon called "The Last Lecture," where professors were asked to think about what matters to them most and give a hypothetical final talk. The name of the lecture series was changed to "Journeys" before Pausch spoke, something he joked about in his lecture.

"I thought, damn, I finally nailed the venue and they renamed it," he said.

He told the packed auditorium he fulfilled almost all his childhood dreams — being in zero gravity, writing an article in the World Book Encyclopedia and working with the Walt Disney Co.

The one that eluded him? Playing in the National Football League.

"If I don't seem as depressed or morose as I should be, sorry to disappoint you," Pausch said.

He then joked about his quirky hobby of winning stuffed animals at amusement parks — another of his childhood dreams — and how his mother introduced him to people to keep him humble: "This is my son. He's a doctor, but not the kind that helps people."

Pausch said he was embarrassed and flattered by the popularity of his message. Millions viewed the complete or abridged version of the lecture, titled "Really Achieving Your Childhood Dreams," online.

"I don't know how to not have fun," he said in the lecture. "I'm dying and I'm having fun. And I'm going to keep having fun every day I have left. Because there's no other way to play it."

Pausch lobbied Congress for more federal funding for pancreatic cancer research and appeared on "Oprah" and other TV shows. In what he called "a truly magical experience," he was even invited to appear as an extra in the upcoming "Star Trek" movie.

He had one line of dialogue, got to keep his costume and donated his $217.06 paycheck to charity.

Pausch blogged regularly about his medical treatment. On Feb. 15, exactly six months after he was told he had three to six months of healthy living left, Pausch posted a photo of himself to show he was "still alive & healthy."

In May, Pausch spoke at Carnegie Mellon's commencement ceremonies, telling graduates that what mattered was he could look back and say, "pretty much any time I got a chance to do something cool, I tried to grab for it, and that's where my solace comes from."

"We don't beat the reaper by living longer, we beat the reaper by living well and living fully," he said.

Born in 1960, Pausch received his bachelor's degree in computer science from Brown University and his Ph.D. from Carnegie Mellon.

He co-founded Carnegie Mellon's Entertainment Technology Center, a master's program for bringing artists and engineers together. The university named a footbridge in his honor. He also created an animation-based teaching program for high school and college students to have fun while learning computer programming.

In February, the Academy of Interactive Arts & Sciences in California announced the creation of the Dr. Randy Pausch Scholarship Fund for university students who pursue careers in game design, development and production.

He is survived by his wife, Jai, and their three children, Dylan, Logan and Chloe; his mother, Virginia Pausch of Columbia, Md.; and a sister, Tamara Mason of Lynchburg, Va.

In a statement Friday, his wife thanked those who sent messages of support and said her husband was proud that his lecture and book "inspired parents to revisit their priorities, particularly their relationships with their children."

___

Associated Press writer Ramesh Santanam contributed to this report.

Cada vez más inflación y menos crecimiento

Mientras no se recupere la inversión privada(que presenta tendencia decreciente desde 1982, Chávez lo que ha hecho es acentuar ese deterioro gradual), los impulsos de demanda van a seguir produciendo cada vez más inflación y menos crecimiento ...

miércoles, 23 de julio de 2008

¿En qué país vives tu? (Un forecast para lo que nos queda de 2008)

Todo el mundo está pendiente de ese momento, del día a partir del cual el gobierno, cansado de tanto recato monetario y apremiado por la cercanía de las elecciones regionales, decide soltar el moño de la liquidez y volver a inundar de bolívares ociosos la economía. Esta vez hay más expectativas que en otros años (pero menos que en el próximo), porque cada vez los impulsos de demanda están causando más inflación y menos crecimiento. Ese rasgo, esa sutileza estadística, es lo que caracteriza una economía cuya producción está exhausta, agotada.

Junio parecía ser el mes del “despegue” (según se le mire). La tasa de crecimiento de la liquidez, que había registrado cero en los primeros cinco meses del año, se montó en junio en 3,5%. Pero las dos primeras semanas de julio han visto reducirse ese ritmo (-0,7%), llevando el total del año a apenas 3,7%. El gobierno sigue manipulando la ejecución del gasto y el sistema de encaje legal incremental (el encaje efectivo ya está en la vecindad de 23%) para mantener a raya la liquidez y evitar presiones inflacionarias todavía mayores. Esta suerte de ayuno no le ha traído hasta ahora ningún beneficio: A pesar del bajo crecimiento de la liquidez, la inflación general se mantiene en 32% y los alimentos en 50%. ¿O habría más bien que pensar: en qué nivel de inflación estaríamos ahora sin ese esfuerzo monetario?

Esa es una buena pregunta si queremos hacernos una idea de lo que está por venir. Muy probablemente el gobierno decida concentrar su esfuerzo fiscal-electoral en los tres meses previos a las elecciones. Eso con la vana esperanza de que el efecto inflacionario se concentre allí o mejor aún, se retarde hasta comienzos del 2009 (buena parte ha sido ya anticipado). Esa fue la misma táctica aplicada antes del referéndum 2007 (entre octubre y diciembre se concentró 47% del total del crecimiento de liquidez del año), con pobres resultados (se produjo allí 49% de la inflación de 2007).

En las demás variables lo que vamos a ver de aquí a diciembre es un incremento en la cantidad de divisas asignadas a través de CADIVI, una continuación del boom de importaciones, tasas de interés alrededor de 24% con una leve tendencia a bajar (no se descarta una reducción del encaje para estimular una recuperación del crédito), un mercado paralelo estable, con el gobierno compensando la diferencia entre la demanda y la oferta de divisas, y muy pocos movimientos en el sector real (empleo, inversión y producción).

Para el 2009 Haiman El Troudi jura que no habrá (más) paquete de ajustes (está “disuadido” de que no habrá ajuste, como ha dicho él). Yo también estoy disuadido. De eso me ocuparé en otra ocasión. Cuando terminaba de redactar estas líneas llegó el motorizado de la pizzería, y mientras le pagaba, escuchó la voz del Presidente en el fondo, en cadena nacional: “¿Está hablando de la muerte de los cuatro militares venezolanos en el helicóptero en Bolivia?” “No. Está cerrando una compra de armamento en Rusia”. Toda una semblanza del país en esas dos frases. Las elecciones y la propia dinámica económica traerán de vuelta al Presidente hacia finales de año. Lo que no se puede anticipar es si eso es una cosa buena o mala.

Para El Universal, 25/07/2008

martes, 22 de julio de 2008

¿Qué tan fácil es hacer negocios en Venezuela? La verdadera raíz estructural de nuestra inflación

A continuación la posición de Venezuela en los dós últimos ránkings de Doing Business del Banco Mundial (178 países). Aquí está la verdadera bestia de la inflación estructural de Venezuela, mientras no logremos crear un ambiente más propicio para la actividad económica privada, para la inversión y el empleo productivo, seguiremos haciendo malabarismos periódicos con las importaciones y la inflación sin que ocurra ningún cambio significativo en nuestra economía.

miércoles, 16 de julio de 2008

Retos de la Política Anti-Inflacionaria en Venezuela

He agregado recientemente al blog un documento de trabajo que preparé para la Fundación Friedrich Ebert, Instituto Latinoamericano de Investigaciones Sociales (ILDIS); acerca de la inflación y los retos de la política anti-inflacionaria de Venezuela. Es un documento sencillo, con muchísimas ilustraciones gráficas y esquemas, que está al alcance de cualquier lector sin ninguna preparación previa en economía.
Está dividido en cuatro partes:
1) ¿Dónde estamos?,
2) ¿Cómo llegamos aquí?,
3) ¿Qué ha hecho el gobierno hasta ahora, y cuáles han sido los resultados?
4) ¿Qué podemos hacer?

¿Por qué no te callás?

Basta con caminar un rato por los alrededores de Buenos Aires para darse cuenta de que el conflicto que paraliza a la capital va mucho más allá de la propuesta de la Presidenta Kirchner para elevar los impuestos (retenciones móviles) al agro. Esto se parece más a esos matrimonios ya agotados en donde cualquier disidencia mínima, por más trivial que sea, desata un huracán de agravios cuya dimensión no guarda relación con la disputa original. En este caso el compromiso que se va deteriorando es el de la pareja Kirchner con la propia Argentina.

En pocos meses, los excesos ideológicos del gobierno han conseguido borrar una larga historia de disputas entre los porteños y la gente del campo, creando un enemigo colosal. La multitud de casi trescientas mil personas que acudió esta semana a la avenida Libertador estaba compuesta por campesinos, sí, pero también por radicales, piqueteros, peronistas disidentes, tecnócratas y bastante clase media. Una nueva especie de monstruo con muchas cabezas, una masa todavía amorfa que, aprovechando la convocatoria del agro, se acercó a manifestar su descontento con la pareja presidencial.

En respuesta, el gobierno decidió convocar su propia manifestación (unas setenta mil personas). “Será un día complicado”, advierte un taxista. “Imagínese usted, han dado el día libre a todos los trabajadores públicos, para obligarlos a asistir al evento del Presidente Kirchner”. Sí, sí, me imagino. La organización oficialista se ha reservado hasta el final la hora en que intervendría Néstor Kirchner; en un último esfuerzo por estorbar, por restar espacio a los líderes del agro.

En su discurso, el Presidente transformó la queja agropecuaria en un golpe de Estado: “Acá lo que se quiere es destituir al gobierno y desestabilizar a la patria”. Votar en contra del gobierno equivale a pedirle la renuncia a la Presidenta. Se trata de nosotros contra ellos. No puede haber fracturas de conciencia. El matrimonio Kirchner también trató de amedrentar a la disidencia interna: “Los agoreros y los oportunistas también han hecho acto de presencia en nuestro espacio, estaban calladitos”.

La votación en el Senado culminó en la madrugada del pasado jueves, tras más de dieciocho horas de debate, 36-36. En esa circunstancia, a las 4:21 AM fue llamado a votar el Vice-Presidente de la República. Al compañero de fórmula de Cristina Kirchner le correspondía romper el empate. Argentina entera estaba en vilo. “Este es el día más importante de mi vida. La historia me juzgará. Voy a votar de acuerdo con el dictamen de mi conciencia. Mi voto no es positivo. Voto en contra.” Con esas breves palabras Cobos le ha devuelto la fe en la institucionalidad a una nación entera.

Más importante aún que esta bofetada legislativa es el hecho de que al matrimonio Kirchner, a la Presidenta y al Presidente, el dinero no le alcanza. El reparto millonario de subsidios, los programas de “becas” que comprometen la independencia política de los receptores, la inflación, y los coletazos de la situación laboral (disfrazada aquí también por novedosas metodologías) han vuelto a complicar la situación fiscal. Es muy difícil mantener a flote esta forma de hacer política sin petróleo.

Para El Universal, 18/07/2008

jueves, 10 de julio de 2008

miércoles, 9 de julio de 2008

"No pude evitarlo, es mi naturaleza" (versión ampliada)

Todo este asunto de las notas estructuradas destila la misma sabiduría cruel de la fábula del sapo y el escorpión. Después de una fuerte tormenta, un sapo consigue a un escorpión luchando por pasar a la otra orilla del río. “¿Podrías dejarme subirme encima de ti para pasar el río?”. “Si te ayudo vas a clavar en mi espalda tu aguijón y me causarás la muerte”. “¿Cómo crees? Si te mato yo también moriría en el intento”. En medio del río, el escorpión incumplió su promesa y clavó su espada venenosa en la espalda del sapo. “Lo siento… no pude evitarlo, es mi naturaleza”, dijo el escorpión, antes de que ambos se hundieran en las profundidades del río.

En este caso la historia es así: El gobierno venezolano decide establecer una especie de fondo de ahorro y ayuda humanitaria al exterior sin ningún mecanismo de rendición de cuentas (FONDEN). Desde allí, decide ayudar a los gobiernos “amigos” de Argentina, Bolivia y Ecuador, adquiriendo en condiciones ventajosas (para los demás) sus títulos de deuda. Como ha dicho Rodrigo Cabezas esta semana: FONDEN tenía unos fondos y tenía que colocarlos en una especie de cartera. Así fue.

Una vez hecho esto, los gobiernos “amigos”, fieles a su naturaleza, empezaron a comportarse de una forma que hizo que cayera de forma abrupta el valor de esos mismos títulos de deuda que el gobierno venezolano “generosamente” había decidido comprarles. Hoy en día, Argentina, Bolivia y Ecuador se encuentran entre los peores riesgos soberanos a nivel mundial. En el caso de este último la situación es más grave, toda vez que el Presidente Correa ha declarado que están estudiando la posibilidad de declarar ilegítima parte de la deuda en circulación. “Primero la vida que la deuda” ha dicho el nuevo titular de finanzas. ¡”Eso se llama soberanía”!, aplaude Nicolás Maduro, mientras el valor de los bonos de Ecuador en el FONDEN se van hundiendo poco a poco.

Ahí el gobierno de Venezuela decide pasar de sapo a escorpión. Con la ayuda de los bancos de inversión internacionales, parte esos bonos en pedazos y los empaqueta en unas “notas estructuradas” que ofrece a la banca venezolana. Acude a la dudosa práctica de convertir en dólares (a la tasa de cambio oficial) los bolívares que recibe por las notas, disfrazando así la pérdida que le han causado los países “amigos”. El recién estrenado escorpión convence al sapo dándole la posibilidad de realizar una ganancia cambiaria inmediata y “sin riesgo”. SUDEBAN volteará la cabeza hacia el lado de la cancha en donde no está la pelota, porque para ese momento ya los bancos se encuentran en el nivel límite de activos en dólares que les permite la regulación (30% del patrimonio).

La banca, con la ayuda de esos mismos bancos internacionales que habían estructurado las notas, procede a realizar una operación contable que le permitirá “esconder” de sus balances esas tenencias de notas estructuradas (o de dólares, si las vendieron inmediatamente).

Y he aquí que, unos meses después, el gobierno, en el esfuerzo por seguir bajando la cotización del dólar en el mercado paralelo sin quemar sus propias tenencias de divisas, le ordena a la banca deshacer en noventa días el truco contable y liquidar en el mercado local las notas estructuradas (o los dólares que obtuvo a través de la venta). Ahora no sólo la cotización del dólar en el mercado paralelo es mucho menor al momento de la asignación a dedo de las notas, sino que nuestros “amigos” han seguido comportándose según su naturaleza y los bonos han seguido cayendo de precio. Así, el gobierno, también fiel a su naturaleza, obliga a la banca a reconocer las pérdidas que le ha causado esa misma operación de bonos que él mismo le propuso.

Y así sucesivamente. No termina allí. Uno piensa que el último sapo en caer víctima del escorpión ha sido la banca, pero no es así. Resulta que los fondos con que la banca se ha hecho partícipe de toda esa especulación, lo que le permitió anotarse en aquella ganancia cambiaria inmediata y “sin riesgo”, son unos bolívares que provienen en 92% de los depositantes. Estos sí son los últimos sapos. Ahora bien, lo más curioso es que en la fábula original es la naturaleza del propio escorpión lo que conduce, tanto a él como al sapo, a su propia muerte.

Para El Universal, 11/07/2007

lunes, 7 de julio de 2008

¿Cómo funciona la nueva arquitectura financiera?

Cuando los signos de agotamiento de la estrategia de crecimiento basada en impulsos de demanda y capacidad ociosa se comenzaron a hacer claros, el gobierno decidió implementar cambios sobre la arquitectura financiera con que funciona el Estado, específicamente en lo que se refiere a la relación Estado-PDVSA-Banco Central de Venezuela (BCV).

Esto ocurrió en el transcurso del año 2005, pero se empezó a manifestar con mayor fuerza en los años 2006 y 2007. Entender esta nueva arquitectura es importante porque además de ser una de las herramientas con las que el gobierno espera poder frenar la inflación, su diseño sirve también a un conjunto de objetivos económicos y políticos.

Anteriormente, los flujos de divisas de la nación circulaban de acuerdo al Diagrama I (ver más abajo). PDVSA estaba obligada a liquidar los dólares que obtenía por la venta de petróleo en el BCV, que le depositaba la contra-parte en bolívares. La única excepción eran los recursos en dólares que PDVSA mantenía para ejecutar su propio plan de inversiones (entre 10%-15% de las ventas se destinaba a ese fondo rotatorio). El BCV acreditaba la contrapartida en bolívares, y PDVSA procedía a pagar sus gastos en moneda local e impuestos al gobierno central. El gobierno central inyectaba esos bolívares en el circulante por la vía del gasto público. Así la renta petrolera se monetizaba en bolívares y encontraba cauce hacia la economía nacional; mientras mayores exportaciones petroleras, mayor era la tasa de crecimiento del circulante. Por esa razón, la mayoría de los gobiernos anteriores escogieron sobrevaluar la moneda y promover las importaciones (y también las salidas de capital) en medio de bonanzas petroleras: Era la única formad de devolver al BCV, de sacar del circulante, esos bolívares que se quedaban ociosos en la economía venezolana debido al estancamiento de la inversión y de la producción.

A partir del año 2005 se han introducido nuevos elementos dentro de esta arquitectura financiera (Diagrama II más abajo). Ahora PDVSA ya no tiene la obligación de liquidar todos los dólares (con la excepción del fondo rotatorio) en el BCV. Por el contrario, PDVSA envía al BCV los dólares que necesita el ente emisor para atender las compras de divisas aprobada por CADIVI (de forma que las reservas se mantengan más o menos estables), y envía la diferencia a un conjunto de fondos en moneda extranjera ubicados en el exterior.

Si se combina este hecho con la pérdida de calidad en la información financiera que ahora existe en relación con PDVSA, y con el hecho de que no existen reportes oficiales que indiquen cuántos dólares hay en los diferentes fondos (ni siquiera se conoce con exactitud cuántos fondos hay), de dónde han venido, en qué han sido invertidos, se puede concluir que es muy difícil lograr seguirle el rastro al flujo de divisas que entran (o que no entran) al país, y confirmar así la cifra de exportaciones petroleras declarada por el BCV. Tenemos muy pocas ecuaciones y muchas incógnitas.

Este nuevo arreglo ha traído consigo algunas consecuencias relativas a la política anti-inflacionaria:
• Disminuye el grado de monetización de la renta petrolera, en la medida en que una fracción de las divisas que se generan a través de las exportaciones, se depositan directamente en fondos parafiscales en el exterior
• Cuando el gobierno desea convertir a bolívares parte de esos dólares que están en los fondos parafiscales, los liquida indirectamente (a través de operaciones de bonos más complejas que escapan el alcance de este documento) en el mercado paralelo, en donde son adquiridos por los venezolanos con bolívares que ya se encontraban en circulación (en el año 2008 esas operaciones han sido de tal magnitud que han conseguido reducir la cotización del dólar en ese mercado en 47% con relación a noviembre 2007)

El nuevo arreglo también ha traído consecuencias favorables para el gobierno en otros frentes:
• El gobierno liquida una fracción de la renta petrolera en el mercado paralelo, a tasas equivalente mucho más altas de lo que le hubiese dado el BCV bajo la arquitectura financiera anterior.
• En el procedimiento de liquidar dólares a través de paquetes de bonos venezolanos y de otras repúblicas de América Latina, se disfraza la pérdida patrimonial en que han incurrido los fondos parafiscales (la República de Venezuela) invirtiendo en esos bonos.

Así, el subsidio de la tasa de cambio paralela se ha venido a sumar a las importaciones masivas como puntas de lanzas en la política anti-inflacionaria. En la coyuntura actual, sin embargo, la reducción en la tasa de cambio paralela no se ha traducido en una reducción en el nivel general de precios. La errática actitud del gobierno hacia el mercado paralelo, su desdén por la actividad económica privada, y los altos costos de hacer negocios en Venezuela, han generado un entorno de incertidumbre y de expectativas dentro del cual nadie está dispuesto a ajustar (hacia abajo) sus niveles de precios. Adicionalmente, podríamos estar sufriendo ahora las consecuencias de la indigestión monetaria registrada entre 2002-2007, cuando la liquidez creció 670%.

miércoles, 2 de julio de 2008

La estatización del espíritu (versión ampliada)

No deja de tener cierta ironía que haya sido aquí, en la pequeña librería del Palacio de Bellas Artes en Ciudad de México, bajo esas mismas paredes que más arriba hospedan el mural “El hombre controlador del universo” de Diego Rivera o “La nueva democracia” de David Alfaro Siqueiros, que haya dado al fin con un ejemplar del segundo volumen de memorias de Sándor Márai “¡Tierra, Tierra!”. Abre el telón el cerco de Budapest y la expulsión de los nazis por parte de los comunistas (1944-45), lo cierra el inevitable exilio de Márai a Suiza (1948).

Está dividido en tres partes. La primera: La llegada de los comunistas a la vecindad de Budapest. “Aquellos jóvenes rusos no podían traer la libertad, puesto que ellos tampoco la tenían”. La impredecible naturaleza de los soldados, la facilidad con que pasaban de la deferencia al saqueo, a la violación de la propiedad de esa población que habían venido a rescatar del fascismo. Están aquí las primeras reacciones de los húngaros simpatizantes con la nueva ideología. “Algunas almas sensibles que – guiadas por sueños utópicos - afirmaban que la cínica, codiciosa e inhumana estrategia de los comunistas se debía a errores momentáneos y pasajeros, se despertaron, en la mayoría de los casos, cuando el régimen soviético las tenía ya personalmente agarradas por el cuello”. Esta primera parte cierra con la dolorosa observación de que los nuevos ocupantes habían venido con una misión histórica muy clara: Aniquilar todo lo anterior. Hasta ahí llegaba. Esa misma naturaleza destructora les terminó por hacer imposible el aportar, el construir algo nuevo.

La segunda parte corresponde al surgimiento del nuevo orden. “Ciertas personas descubrieron que entre las ruinas tenían más posibilidades de surgir que en el pasado. El periodista de tercera que nunca había llegado más que a reportero en algún diario local se afiliaba al partido, y descubría con sorpresa y placer que podía convertirse hasta en Secretario de Estado”. “Eran los tiempos de la velada danza de los arribistas, del baile de máscaras popular, del aquelarre denominado por ellos socialismo”. Márai intercambia libremente los términos socialismo y comunismo.

El texto no está exento de ciertas consideraciones sobre la política económica del régimen. “La empresa privada, condenada a muerte, seguía siendo, incluso en sus formas más primarias, la fuerza productiva y distribuidora que el régimen necesitaba”. “Sobre las ascuas del odio fue arrojada la materia incendiaria de la inflación”. La nacionalización “ocurrió en plena noche, justo antes del alba, y nadie lo supo con antelación: los propietarios no sospechaban lo que iba a ocurrir, y tampoco los nuevos “directores gerentes” (obreros sin calificación y sin ningún tipo de conocimiento sobre el management moderno, nombrados a toda prisa)”.

“Un régimen que sólo puede sobrevivir si les arrebata a los seres humanos la libertad - la del derecho a la propiedad privada, de empresa, del derecho al trabajo, de expresión, de escribir y de afirmar sus convicciones políticas – no puede renunciar a la tiranía porque ésa es la única forma de salvaguardar el poder”. “A ellos no les preocupaba que no los quisieran. Sólo les preocupaba que no los temieran”.

Márai decide emigrar cuando se da cuenta de que puede consentir, acaso sobrevivir, la nacionalización o estatización de cualquier cosa, pero no la del espíritu. “Querían arrebatarnos el único atributo humano que todavía nos quedaba: El derecho a ser personas con convicciones propias, constructoras de la sociedad a la que pertenecían”. Un poema casi perfecto, a la manera de acorde final, cierre esta tercera parte. Un último esfuerzo del escritor por darse aliento para esa vida de apátrida que está a punto de empezar. Pero bueno, no está aquí porque tampoco se trataba de hacer una apología del exilio. Todo lo contrario.

Para El Universal, 04/07/2008