miércoles, 19 de agosto de 2009

¿Cómo (no) reducir la brecha entre el dolar oficial y el mercado paralelo?

¿Es posible reducir la brecha entre la tasa de cambio oficial y el mercado paralelo? Según el texto de un documento del Ministerio de Finanzas que está circulando por ahí, el gobierno está armando un plan para conseguirlo. ¿Se puede? Vamos a pensar en términos de lo que no pueden hacer, de lo que dicen que van a hacer, y de lo que van a terminar haciendo.

¿Qué no pueden hacer? Todas aquellas actitudes o políticas que podrían reducir la brecha oficial-paralelo de forma sostenida, no están al alcance del gobierno. Me refiero aquí, por ejemplo y como punto de partida, a tasas de interés pasivas (ahorristas) por encima de la inflación. Es decir, se requiere que quienes mantengan bolívares no sufran esa colosal pérdida de poder adquisitivo que hoy les inflige el gobierno y el sistema bancario. A diferencia de otras economías, aquí la motivación no es que mayores tasas de interés podrían reducir la inversión. Después de todo, ya el gobierno se encargó de reducir la inversión privada a cero. Aquí lo que priva es que el sector público es el deudor más grande en moneda local. Un incremento en las tasas de interés sería un golpe franco para las cuentas fiscales. Otras razones que podrían reducir la brecha serían un incremento en nuestras exportaciones (por ahora luce poco probable), un cambio significativo en las perspectivas de nuestra economía (no está a la vista), o un aumento en la productividad de los factores de producción (ciencia ficción en nuestro caso).

¿Qué dicen que van a hacer? Hasta ahora han dicho poco. Más allá de un impuesto a las operaciones cambiarias, que en nada contribuiría a reducir la brecha (como no sea por la vía de la devaluación oficial), muy poco. Ahora hay una especie de pánico a la inversa por ahí, según el cual el gobierno va a tumbar el precio del dólar paralelo re-comprando la deuda emitida por PDVSA y revendiéndola en el mercado local. Uno no tiene que saber mucho de economía para darse cuenta de que hay algo mal ahí. El gobierno tendría que invertir dólares en efectivo para recomprar la deuda, y recaudaría bolívares al volver a venderla aquí. En el camino, tendría que sufrir una pérdida significativa, porque ya hoy en día quienes quieran adquirir títulos de deuda venezolana (gobierno o PDVSA) lo pueden hacer. Para motivarlos, habría que ofrecerles un premio. Y es ahí en donde se ven las costuras a nuestros equilibristas de semáforo ¡Para eso venden los dólares de una vez y de forma directa en el paralelo!

¿Y qué van a terminar haciendo? Una opción sencilla es liquidar (mucho) más divisas en el mercado paralelo. Así se hizo en 2008, pero nos salió caro. Según el BCV, la salida de capitales en ese año totalizó 22.127 millones de dólares. Sería una estupidez seguir quemando dólares en estas condiciones, en lugar de volver a pensar en aquellas cosas que no quieren o no pueden hacer. Lo pueden bajar a punto de plata por un tiempo (el mercado es poco profundo), pero no de forma sostenida. Si lo llegan a hacer, ese será el momento de entrar. Será una ventana pequeña. Se podrá hacer una pequeña fortuna personal (otra vez), a cambio de la ruina de aquellos que no tienen capacidad de participar en el juego.

Para El Universal, 21-08-2009

1 comentario:

Savi Vila dijo...

Miguel Angel,

Algo se me ocurre podrían hacer- dado que señalastes lo que no pueden hacer- es inventar dos niveles de cambio. A y B. Algunos para unos rubros [muy básicos] y otro para el resto de la Economía. Lo demás que quede "libre", es decir en el mercado llamado permuta.

Dado que "todo es discurso" en el actual "Gobierno", esto les permite decir que el cambio "no se ha movido de 2,15".

Y claro eso podría bajar algo la presión sobre el
tipo de cambio, que podría inicialmente bajar. Igual, aunque la relación sea B=2A [A =2,15] los dólares a valor B escasearán, lo que llevará el valor permuta por encima del valor actual. Quizás cerca de 8.

Suludos,

Savi Vila