domingo, 13 de septiembre de 2009

Guest Columnist: Ricardo Villasmil, El diario imaginario de Giordani

No fueron más de cinco o siete minutos, y además siempre empezábamos con retraso. Aún así, le dije a José Gregorio que me dejara en las escaleras laterales para llegar más rápido al salón. Siempre he considerado la tardanza como un desprecio silente y una de las taras culturales de nuestro pueblo a las cuales me resisto a sucumbir. Moriré siendo el viejo idiota que no se come la luz. Vaya orgullo.
-Sí, Doctor Giordani, ya son las 9am, pero no se preocupe. El Presidente viene con retraso. ¿Cómo dice? No, si quiere pase al salón, el Dr. Merentes y el Dr. Rodríguez entraron hace un ratico. Allí hay el café recién hecho y ya fueron a buscar pastelitos de los que le gustaron al Presidente la reunión anterior.
Entré al salón y dejé el maletín en el mesón. Nelson y Alí conversaban con una agitación casi clandestina, pero mi presencia no los detuvo.
-Y qué ganamos con esa vaina – le preguntó de manera retórica y no sin ironía Nelson. Será una cagadita de mercado, pero sigue siendo un mercado. Todos los días la gente compra y vende a ese precio y nadie va a ser tan pendejo para pagar 6600 bolos por algo que vale ¿cuatro mil es que dices tú?
-No, yo no, eso es lo que dice Armando León, uno de tus directores…
-¿Y tú? ¿Tú qué crees?
-¿Yo? Que es un tema de expectativas. Tú puedes sacar un tronco de emisión y vender un pocotón de dólares, y claro, vas a bajar el paralelo ese día y esa semana, ponte tú que hasta ese mes. ¿Pero después qué? Los oligarcas no son pendejos, Alí, leen periódico, ven CNN, Bloomberg y cuanta vaina hay y, por si fuera poco, oyen a la parejita Penzini todas las tardes.
-Coño sí -dice entre risas Alí. Los tienen endiosados…
-A mí también me parece insólito, pero qué carajos. Mientras la economía gringa no levante, el precio del petróleo va a seguir moviéndose por ahí, y por tanto, ellos saben que tarde o temprano nos vamos a quedar sin dólares y que el precio del paralelo va a volver a subir.
-No creo que la vaina sea tan matemática, le responde sin mucha convicción Alí.
-¿No? Te quedas limpio y lo peor es que más allá de enriquecer a los importadores, no habrás logrado un carajo. De Víctor Álvarez pueden decir cualquier cosa, pero tiene razón. ¿Tú crees que porque bajes un mes el paralelo los precios de las vainas van a bajar? ¡No me jodas! Ellos van a seguir calculando su dólar a 10 mil…
- ¿Entonces qué? ¿No hacemos nada?
- Ah, no sé. Eso ya es peo de ustedes.

ricardovillasmil@gmail.com

2 comentarios:

Domingo Sifontes dijo...

La verdad que me ha causado mucha gracia y ese es el punto: no se si reir para no llorar. Si me preguntas, realmente no creo que la toma de decisiones históricamente en este país sea diferente a lo que relata Ricardo, técnicos más, técnicos menos, este país ha sido un desastre en los últimos 30 años y eso lamentablemente se ha acentuado con este gobierno.En cualquier caso eso es lo que hay.
Saludos

Anónimo dijo...

Moncler jackets Men have always been in the fashion. It never gets outdated. Any man who wears an Moncler jackets Fitch jacket is supposed to be a stylish and decent man. These Moncler vest can fit any men and can make one look charming yet fashionable moncler coats.