jueves, 1 de octubre de 2009

¿¡El bono es una ganga!?

Desde que el miércoles por la mañana el gobierno fijó un tope a la subasta de bonos en 140%, empezó a correr por ahí la hablilla popular: ¡Es una beca! ¡Es una ganga! ¿En verdad es tan así? Si de economía y de sentido común se trata, no tiene mucho sentido que alguien que está subastando algo (títulos de deuda, en este caso), informe a los participantes que no podrán ofrecer más allá de un precio tope. ¿Qué sentido tiene? Imagine Ud. vendiendo un vehículo por y agregando al tope del anuncio: “¡Favor no ofrecer más de 120.000 bolívares!” ¿Y entonces? Uno no puede creer que hayan cometido la estupidez de pensar que si el precio implícito en la oferta de bonos es más bajo, entonces la cotización del dólar en el mercado paralelo sería también menor. Tampoco se trata de un tema de precios: Todos saben que la tasa a la que se adquieran los dólares tiene muy poco que ver con la forma en que se fijan los precios. En cualquier caso, utilizar la estupidez como premisa para explicar la conducta ajena es una práctica peligrosa que casi nunca produce buenos resultados.

Al tope de 140% del valor facial de los bonos el precio implícito cada dólar adquirido estaría alrededor de 4,5-4,7 bolívares fuertes (incluyendo comisiones). ¿Cómo se puede perder en una operación así? A ese precio, los dólares demandados van a superar la oferta por un factor de aproximado de tres a uno. Con un pequeño detalle: Todos los que quieran adquirir bonos deberán depositar antes de hoy al mediodía los bolívares correspondientes, independientemente de que el próximo martes les adjudiquen títulos o no. Esta nueva condición represó bolívares en las casas de bolsa y de inversión durante esta semana, contribuyendo así a la caída en la cotización del dólar en el mercado paralelo.

Siendo así, es muy probable que el martes le informen que, o bien no le adjudicaron nada, o bien le aprobaron apenas una fracción de lo que solicitó. Quizás entonces deba esperar 24 horas para disponer de sus bolívares. Eso mismo le va a estar pasando más o menos a dos tercios de los que participarán en la subasta. Ahora bien, ¿a qué tasa va a estar el dólar paralelo cuando Ud. reciba sus bolívares de vuelta? Ahí está el detalle. Es difícil de predecir desde aquí qué ocurrirá cuando dos tercios de los bolívares represados durante esta semana vuelvan a la calle. ¿Estará el dólar paralelo más alto que ahora? ¿Cuánto? Ni idea.

De allí se deriva el riesgo, precisamente: De no tener ni idea. Esto no quiere decir que no habrá quien realice una ganancia significativa en la subasta de bonos. Seguramente los habrá. Por esa razón se ofertan dólares de deuda soberana a un valor implícito tan bajo, es por eso que se le pone techo a la subasta. La decisión de asignación no es transparente. Nadie sabe cómo se escogen los ganadores, lo que abre la posibilidad de producir de forma expresa y masiva nuevos ricos. Si Ud. es un simple mortal, acostumbrado a vivir de su trabajo, pensando en cómo proteger sus ahorros, quizás lo más recomendable sea ponerlos a salvo ahora a la tasa que prevalece en el paralelo. Después de todo, para quienes no forman parte de la nomenklatura, es muy difícil jugar con fuego sin quemarse.

P.D. Entiendo que la nota llega tarde para las personas naturales, pequeños inversionistas. Por un lado, ya muchas casas de bolsa están restringiendo los montos mínimos de orden a 50.000 dólares, tratando de sacudirse el volumen y quedarse con menos órdenes de más valor. Por el otro, ya el mercado paralelo salió de los 5,30 en donde estuve hace dos días, y volvió a 5,50. El gobierno, en su afán de hacer más atractiva la emisión para los que ha escogido favorecer, dejó resbalar el mercado. Una señal más de que para los que no están en el guiso, es muy difícil jugar con fuego sin quemarse.

Para El Universal, 02/10/2009

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estimado Miguel Ángel,
Te felicito por este artículo que describe, de forma exacta, el vía crusis mental por el que tuve que pasar para decidirme, al final, en no ofertar para la adquisición de éstos Bonos. Lamentablemente, durante mi etapa de sufrimiento, no encontré en los medios un artículo o comentario que me ayudara decidir al respecto y evitar la perdida de tiempo y dinero porque he podido cambiar el Martes cuando se cotizaba en 5,35 Bs/USD. Definitivamente, casi me quemo.

Saludos,
A.L