miércoles, 29 de abril de 2009

Uncertainty bedevils the best system, By Edmund Phelps, Published: April 14 2009

In countries operating a largely capitalist system, there does not appear to be a wide understanding among its actors and overseers of either its advantages or its hazards. Ignorance of what it can contribute has in the past led some countries to throw out the system or clip its wings. Ignor­ance of the hazards has made imprudence in markets and policy neglect all the more likely. Regaining a well-functioning capitalism will require re-education and deep reform.

Capitalism is not the “free market” or laisser faire – a system of zero government “plus the constable”. Capitalist systems function less well without state protection of investors, lenders and companies against monopoly, deception and fraud. These systems may lack the requisite political support and cause social stresses without subsidies to stimulate inclusion of the less advantaged in society’s formal business economy. Last, a huge social insurance system, with resulting high taxes, low take-home pay and low wealth, may not hurt capitalism.

In essence, capitalist systems are a mechanism by which economies may generate growth in knowledge – with much uncertainty in the process, owing to the incompleteness of knowledge. Growth in knowledge leads to income growth and job satisfaction; uncertainty makes the economy prone to sudden swings – all phenomena noted by Marx in 1848. Understanding was slow to come, though.



Well into the 20th century, scholars viewed economic advances as resulting from commercial innovations enabled by the discoveries of scientists – discoveries that come from outside the economy and out of the blue. Why then did capitalist economies benefit more than others? Joseph Schumpeter’s early theory proposed that a capitalist economy is quicker to seize sudden opportunities and thus has higher productivity, thanks to capitalist culture: the zeal of capable entrepreneurs and diligence of expert bankers. But the idea of all-knowing bankers and unerring entrepreneurs is laughable. Scholars now find that most growth in knowledge is not science-driven. Schumpeterian ­economics – Adam Smith plus sociology – captures very little.

Friedrich Hayek offered another view in the 1930s. Any modern economy, capitalist or state-run, is a great soup of private “know-how” dispersed among the specialised participants. No one, he said, not even a state agency, could amass all the knowledge that each participant “on the spot” inevitably acquires. The state would have no idea where to invest. Only capitalism solves this “knowledge problem”.

Later, Hayek fleshed out a theory of how capitalism makes “discoveries” on its own. He had no problem with the concept of an innovative idea, for he understood that, even among experts, knowledge is incomplete about most things not yet tried. So he felt free to suppose that, thanks to the specialised insights each acquires, a manager or employee may one day “imagine” (as Hayek’s hero, David Hume, would have put it) a commercial departure – one that could not be inferred or envisioned by people outside the individual’s line of work. Then he portrays a well-functioning capitalist system as a broad-based, bottom-up organism that gives diverse new ideas opportunities to compete for development and, with luck, adoption in the marketplace. That “discovery procedure” makes it far more innovative than the top-down systems of socialism or corporatism. The latter are too bureaucratic to learn about ideas from below and unlikely to obtain approval from all the social partners of the ideas that do get through.

Well-functioning capitalist economies, with their high propensity to innovate, could arise only when serviceable institutions were in place. The freedoms borne by England’s Glorious Revolution of 1688 and the “commercial society” of the Scots were not enough. There had to be financial institutions where there would be disinterested financiers, each trying to make the best investment, and – importantly – a plurality of views among them, so financiers funded a diversity of projects. There also had to be limited liability for companies and a market enabling their takeover. Such institutions had to wait for demand by wide numbers of business people wanting to build a new product or new market or new business model. Rudimentary institutions began to emerge early in the 19th century, from company law and stock ex­changes to joint-stock banks and “merchant” banks lending to industry.

Unprecedented rewards soon followed in Europe and America: new cities rising, unbroken productivity growth, steadily climbing wages and generally high employment. Lifetime prospects improved for all or nearly all participants. Less measurable but ultimately fundamental, growing numbers of people in capitalist economies had engaging careers and were energised by their challenges and explorations. Capitalism was a godsend for them.

From the outset, the biggest downside was that creative ventures caused uncertainty not only for the entrepreneurs themselves but also for everyone else in the global economy. Swings in venture activity created a fluctuating economic environment. Frank Knight, observing US capitalism in his 1921 book, said that a company, in all of its decisions aside from the handful of routine ones, faces what is now called “Knightian uncertainty”. In an innovative economy there are not enough precedents to be able to estimate the probability of this or that outcome. John Maynard Keynes in 1936 insisted on the “precariousness” of much of the “knowledge” used to value an investment – thus the “flimsiness” of investors’ beliefs. (Yet now he is seen as “Smith plus psychological swings”.)

No coherent moral justification was ever suggested for throwing out a system providing invaluable and irreplaceable novelty, problem-solving and exploration, thus personal growth. On the contrary, humanist philosophy has continued since ancient times to hold up such experience as the “good life”. Socialists and corporatists never offered an alternative good life. They simply claimed that the system they advocated could out-do capitalism: wider prosperity, or more jobs, or greater job satisfaction. Unfortunately, there is still no wide understanding among the public of the benefits that can fairly be credited to capitalism and why these benefits have costs. This intellectual failure has left capitalism vulnerable to opponents and to ignorance within the system.

Capitalism lost much of its standing in the interwar period, when many countries in western continental Europe shifted to corporatist systems. This was a low point in the public’s grasp of political economy. In the end, the promises of greater prosperity and lesser swings could not be delivered. The nations that kept capitalism while making reforms, some good and others maybe not, ultimately performed well again – until now. Those that broke from capitalism were less innovative. After the disturbances of the 1970s, they saw unemployment rise far more than the capitalist nations did. They were worse on economic inclusion too.

Now capitalism is in the midst of its second crisis. An explanation offered is that the bankers, whatever they knew about capitalism, knew that to keep their jobs and their bonuses they would have to borrow more and more to lend more and more, in order to meet profit targets and hold up share prices. The implication was that the crisis flowed from a failure of corporate governance to curb bonuses and of regulation to rein in leveraging of bank capital to levels that made the banks vulnerable to a break in housing prices.

But why did big shareholders not move to stop over-leveraging before it reached dangerous levels? Why did legislators not demand regulatory intervention? The answer, I believe, is that they had no sense of the existing Knightian uncertainty. So they had no sense of the possibility of a huge break in housing prices and no sense of the fundamental inapplicability of the risk management models used in the banks. “Risk” came to mean volatility over some recent past. The volatility of the price as it vibrates around some path was considered but not the uncertainty of the path itself: the risk that it would shift down. The banks’ chief executives, too, had little grasp of uncertainty. Some had the instinct to buy insurance but did not see the uncertainty of the insurer’s solvency.

Much is dysfunctional in the US and the UK: a financial sector that turned away from the business sector, then caused its self-destruction, and a business sector beset by short-termism. If we still have our humanist values we will try to restructure these sectors to make capitalism work well again – to guard better against reckless disregard of uncertainty in the financial sector while reviving innovativeness in business. We will not close the door on systems that gave growing numbers rewarding lives.

The writer is director of the Center on Capitalism and Society, Columbia University, and winner of the 2006 Nobel Prize in Economics. To join the debate go to www.ft.com/capitalismblog

jueves, 23 de abril de 2009

La economía, el miedo y la identidad (versión ampliada)

Según escribe Orhan Pamuk el miedo es uno de los factores que definen de forma más clara eso que llamamos la identidad nacional. Se refiere a qué cosas le tiene miedo una sociedad, que no siempre son los mismos miedos que desde el poder se procura sembrar para inhibir la identidad. Se refiere, por ejemplo, al temor que sienten los habitantes de Estambul por los terremotos. Cuando de niño visitaba España, el temor principal era no volver a recuperar la libertad; años después el primer lugar lo llegó a ocupar el temor por los excesos en el ejercicio de la libertad.

En Venezuela es evidente que existen algunos miedos muy compartidos, entre los que se cuentan el miedo a morir (de forma anticipada, se entiende, cualquier cosa que eso signifique) o a ser secuestrado. También está muy presente el miedo a perderlo todo, a verse obligado de repente a cerrar las puertas del pasado, del abasto, el kiosco, el negocio o el apartamento, salir del país, y vivir con la duda inútil de qué pasó con todo aquello, quién entró primero, cómo ocurrió todo, entre quiénes se lo dividieron, etc. Estas últimas imágenes han sido regadas por allí como derivados de la experiencia cubana, por un grupo de ciudadanos marcados por la suerte, que están a punto de empezar a atravesar por ese mismo túnel oscuro. Dos revoluciones en el horizonte de una sola vida es algo así como demasiado.

También hay miedo a quedarse en Venezuela y darse cuenta un día de que “ya es muy tarde”, como si esa línea se fuese a presentar de forma evidente y marcada, y no fuese más la consecuencia de un deterioro gradual y sostenido, a partir del cuál es imposible definir con exactitud en qué momento se nos hizo “demasiado tarde”.

Todo esto me vino a la mente a raíz de los comentarios que surgen cuando me invitan a hablar sobre la economía venezolana en diferentes lugares del país. Por ejemplo, ya es común que, al poco rato de empezar, alguien se levante y comente, con un tono cordial que va mudando poco a poco, qué hacemos hablando de economía, de curvas y de importaciones, en medio de las cosas tan graves que están ocurriendo en el país. Tengo la certeza de que este personaje asiste no tanto para dirigirse a mí, sino a los demás, acaso también a sí mismo. También ya es bastante común cierto personaje macabro, que ya cerca del final, comenta (en volumen intermedio, como quien se dirige a alguien al lado con la intención no demasiado oculta de ser escuchado por todos): “¡Ahora sí se va a poner bueno esto!” No tengo ni idea de a qué se refiere. La caída del petróleo en nuestro caso equivale al fin del apoyo soviético a Cuba, y lo que se nos aproxima es nuestro propio “período especial”. Hay gente que recibe eso con cierta satisfacción, como si hubiesen esperado por años, porque piensan que esas dificultades podrían dar al traste con la revolución. Se olvidan de que en la mayoría de los casos esas crisis han dado al traste con la oposición.

Tampoco falta el optimista a ultranza, el que se levanta y comenta que "ustedes los economistas tienen años diciéndonos que viene una crisis, que viene una crisis, y la crisis no termina de llegar, ¿cuándo va a llegar esa crisis?". La verdad es que cuando escucho estos comentarios pienso que todo depende de qué considera una "crisis" cada quien. Para mí, que el bolívar en el mercado paralelo se haya depreciado 100% en doce meses, que la inflación en alimentos supere el 40%, que los retrasos y la indecisión de CADIVI hayan acostumbrado a nuestra economía a vivir con una escasez de 14% (que en otra época se consideraba escandalosa), ya es de por sí toda una crisis. Eso por hablar nada más de los factores económicos y no caer en otros terrenos, donde la crisis (que no es del todo independiente de la situación económica) es mucho más evidente.

Hay otros, acaso más sensatos, a quienes la caída del petróleo les angustia; hubieran preferido seguir viviendo la bonanza (2004-2008), aunque eso podría significar (a su entender) el fortalecimiento de Chávez. Peor aún, hay gente que salta de un lado a otro, personas a quienes he sorprendido celebrando la caída del petróleo en algún escenario, y lamentándose (y criticando a quienes la celebraban) en otro no muy distante. Ese enorme focus group en el que nos movemos a diario todavía no sabe qué posición tomar ante la caída en los precios del petróleo, no sabe qué significa eso para ellos, no es capaz de distinguir (yo tampoco) entre los efectos que eso podría tener a diferentes plazos. En ese sentido, todavía no tiene una identidad propia, más allá del set de miedos iniciales básicos, no sabe todavía cómo va a vivir su crisis.

Si quieres evaluar u opinar sobre este artículo puedes hacer click aquí

Para El Universal, 23/04/2009

jueves, 16 de abril de 2009

Mundial va a ser la crisis de aquí

Aunque la crisis mundial es la mayor desde la Gran Depresión, sus efectos sobre la economía venezolana no superan a los de las políticas del gobierno. Es decir, aquí la capacidad destructiva de nuestro conjunto de leyes y políticas supera con creces a la de la propia crisis mundial. El problema, claro está, es que ambas cosas nos están ocurriendo al mismo tiempo. Mientras todos tratan de amortiguar el daño, nosotros instalamos un amplificador.

En todo el planeta la ausencia de liquidez sigue causando estragos. La caída en el valor de los activos ha traído consigo una reducción en la disposición a asumir riesgos. Todos han corrido a refugiarse en el oro y en el dólar. Esto no deja de representar una paradoja: Aún cuando la crisis se originó en los países desarrollados, su primera consecuencia ha sido una masiva salida de capitales de mercados emergentes. Además, muchos commodities venían siendo utilizados como instrumento de inversión, por lo que ahora sus precios también se han venido abajo. A la crisis de capital se le montó encima una de cuenta corriente. A diferencia de otras crisis, esta vez los más afectados no son tanto los bonos soberanos sino más bien los privados; grandes corporaciones que, ante la imposibilidad de refinanciar, se han visto obligados a amortizar deuda de forma anticipada.

La mayor parte del mundo se ha movido rápido buscando proteger a los países más afectados. La reserva federal de Estados Unidos puso a la disposición de México, Brasil, Corea del Sur y Singapur 30.000 millones de dólares (para cada uno) a cambio de moneda local (swaps). El Banco Central Europeo abrió líneas de crédito a Hungría y Polonia por 5.000 y 10.000 millones de dólares. Algo similar ha hecho el FMI con sus programas de derechos especiales de giro, stand-by y facilidades extendidas de fondos. El organismo se ha reinventado a sí mismo, acudiendo al rescate de aquellas naciones con un marco de política mínimamente coherente, sin recurrir a la condicionalidad obligada de otra época. La prioridad de todos es proteger al sector privado y sus empleos.

Venezuela no aparece en ninguno de esos programas. Nuestros representantes no cuentan con las herramientas técnicas, desconocen inclusive el vocabulario mínimo requerido. Tampoco es que haga mucha falta; no porque no necesitemos el auxilio, sino porque no hay nadie dispuesto a tirarnos una soga. Al menos no de gratis. Tendremos que recurrir a otros métodos. Uno de ellos es poner petróleo sobre la mesa. Otras alternativas se presentaron durante la cumbre Chávez-Uribe: Chávez le renueva las licencias de importación a los vehículos producidos en Colombia, si se crea un fondo que permita pagar por esas operaciones con moneda local. No está claro cómo va a funcionar, pues el intercambio arroja un saldo negativo para Venezuela de 4.893 millones de dólares. El punto es que ahí está Uribe, aprovechando la circunstancia para defender exportaciones y empleos colombianos. Y al lado el nuestro, al margen del mundo, tratando a toda costa de economizar una renta muy venida a menos, comprando tiempo para sí mismo con papeles, acaso también con tierra, buscando una bocanada más de aire. Running on empty.

Si quieres evaluar u opinar sobre este artículo haz click aquí

Para El Universal, 17/04/2009

jueves, 2 de abril de 2009

Los azotes de letras (versión ampliada)

El gobierno sigue en la búsqueda de formas creativas de promover el empleo. La última versión de esta saga es la oficina que otorga el certificado de insuficiencia o no-producción nacional para libros importados. Es decir, uno debe solicitar una verificación oficial de que la obra de Haruki Murakami no se produce en Venezuela, y si lo hace, es en cantidades “insuficientes”. Hace ya más de un año que el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio publicó la resolución 38.882, que elimina los libros de la lista de acceso preferencial a CADIVI. La cultura puede esperar.

Por esa razón nuestras librerías se encuentran entre las más desabastecidas de la región. Cada vez que le hago este comentario a Walter Rodríguez en Lectura, me pregunta: ¿qué cosa nueva viste allá, a ver si la pido? Y bueno, uno ya no encuentra por dónde empezar. Desde los seis volúmenes biográficos de Sándor Marai (aquí sólo se consigue uno); pasando por Orhan Pamuk, y su recolección de notas Otros colores, hasta la obra completa de Murakami, del cual aquí se consigue muy poco. También está Nadando en un mar de muerte, de David Rieff (una nota biográfica sobre su madre, Susan Sontag), el Elogio de la lentitud, de Carl Honoré (agotado en nuestras librerías desde hace rato); El lector, de Bernhard Schlink (base de la película de Ralph Fiennes y Kate Winslet), y las memorias de viajes de Jan Morris, que nunca, que yo sepa, llegaron al país. Ni hablar de los libros de texto.

Algunos han optado por traer libros utilizando dólares del mercado paralelo. Por ejemplo, Una historia de amor y oscuridad, de Amos Oz, se puede conseguir en algunas librerías venezolanas a doscientos bolívares fuertes. Con esos precios el mercado se contraerá todavía más. Muchos otros textos se han desparecido, o simplemente nunca llegan, porque las casas editoriales abandonaron el país y no tienen representación local.

Por si esto fuera poco, la Gobernación de Miranda acaba de descubrir la destrucción de más de sesenta y dos mil libros de sus bibliotecas públicas, ejecutada durante la gestión anterior. La razón: Excedente de material. Es decir, en las bibliotecas venezolanas sobran libros. Como ocurre con todo, ya salió el nuevo director del Instituto Autónomo Biblioteca Nacional, un tal Ignacio Barreto, a decir que están investigando destrucciones de libros oficiales y socialistas de las bibliotecas de los Estados en donde ahora gobierna la oposición. Barreto, además, ha dicho que van a investigar la destrucción, pero que el problema es que “la mayor parte de los libros tiene una ideología capitalista”.

Leer un libro equivale a adentrarse por un largo pasillo, la posibilidad de un nuevo mundo, amparado sólo en esa tenue luz que despiden las palabras. No tiene nada que ver con una película, ya demasiado hecha, demasiado corpórea para dejar algo a la imaginación. Las palabras, en cambio, tienen esa capacidad acuífera de ocupar todas las grietas, de colarse por todas las rendijas. Hace tiempo el gobierno entendió que hay un nivel mínimo de lectura y conocimiento a partir del cual el ideario chavista no se digiere (con algunas excepciones). De allí la necesidad de apagar la luz, de imponer la oscuridad. Leer tanta cosa no conviene. Como dijo el Sr. Barreto, esa es una política de Estado que responde a los intereses de todos los venezolanos, lo que pasa es que hay un 45% que “todavía no entiende que esa política le beneficia”. Otto Von Bismarck llegó a la avenida Universidad.

Puedes evaluar u opinar sobre este artículo haciendo click aquí

Para El Universal (04/02/2009)