viernes, 22 de octubre de 2010

La dolarización: El reto de la blancura

Entiendo que el tema viene algo off-hand para lo que está pasando en Venezuela hoy en día, pero he recibido muchos e-mails y comentarios acerca de las posibilidades de dolarizar la economía venezolana, no bajo Chávez, sino como medida conveniente en otros tiempos. De vez en cuando no está de más salirse del terreno de la caimanera diaria (la cascarita, como dirían los mexicanos) sobre el robo, la corrupción, la deuda, la destrucción de la inversión, y pensar en los arreglos de política que nos podrían venir bien (o mal!) en el futuro. Como siempre dice mi amigo Marino González, suponiendo siempre que los que llegan al gobierno son "gente buena". Aquí les va.

------------------------------------------------------------------------

“¿Tú quieres ganar en bolívares o en dólares? Este argumento del tipo “¿tu quieres ver cómo desmancho tu ropa dejándola limpiecita en cinco segundos?” suele estar presente en todas las discusiones sobre los méritos de dolarizar o no la economía venezolana. Claro, así luce muy atractivo. ¿Cómo funcionaría esto?
Cuando un país dolariza, recoge toda su moneda local a cierta tasa de cambio. Esa tasa debe estar cerca de la relación liquidez a reservas, hoy en día 8.9 bolívares por dólar. A partir de ahí, para aumentar el circulante hay que exportar más, recibir más inversión o endeudarnos más. Ahora bien, la volatilidad de nuestras exportaciones es fenomenal. Ya sea calculada en términos reales o nominales, en períodos de 20-40 años, la volatilidad nunca es menor a 50%. Esto es, podemos exportar un año $30.000 millones y el próximo cualquier cosa entre 15.000 y 45.000 (o peor). La dolarización trasmitiría toda esa volatilidad a la economía. ¿Subió el precio del petróleo? Se viene un río de divisas. ¿Bajó? No aparece el circulante por ningún lado. ¿Y si se dolariza y se crea un fondo de estabilización? Ya eso se parece bastante a un banco central (a uno de verdad, no al nuestro de por estos días).
Al contrario de lo que pregonan las cuñas de la dolarización, la inflación no converge de forma inmediata (y en algunos casos nunca converge del todo) con la de Estados Unidos. Eso hace que las cosas a nivel local se hagan más caras y pone presión sobre la cuenta corriente (menos exportaciones, más importaciones). Esa brecha es imposible de corregir a través de mayor productividad local. La única forma de sostenerla es vía deuda. La apuesta es que la mayor credibilidad va a atraer tanta inversión y a generar tanto crecimiento, que los males descritos aquí serían menores. Y la verdad es que aunque al comienzo se observa mayor crecimiento y menor inflación, se hace muy cuesta arriba mantener esa “afluencia” a punta de deuda.
Cuando, tras la primera guerra mundial, muchos países decidieron retomar el patrón oro, algunos lo hicieron a las paridades pre-guerra (Inglaterra, a costa de un enorme sacrificio: deflación y desempleo), mientras otros prefirieron devaluar (Francia). El mercado premió a estos últimos: ese era un compromiso de cumplimiento más probable. El tiempo les dio la razón. Desde entonces la evidencia es amplia: Los mercados no premian a países que adoptan compromisos draconianos, de baja probabilidad de cumplimiento en el mediano plazo.
La dolarización obliga al gobierno a renunciar a la política monetaria y a hacer outsourcing en Estados Unidos. Esto también suena muy atractivo: “¿Tu prefieres a Bernanke o a Merentes?”. El problema está en que, por un lado, el dólar se está devaluando, y por el otro, Bernanke decide la política según las necesidades de Estados Unidos (aunque por estos días uno nunca está seguro), no de las nuestras. La dolarización presupone que el gobierno es por definición incapaz. Siendo así, es mejor quitarle el monopolio de imprimir dinero. Y la verdad es que, si el gobierno es incapaz, jamás va a decidir ponerse esa camisa de fuerza. Y si lo hace, alguna capacidad tiene. En definitiva: no hay atajos. ¡A fregar!

Para El Universal, 22/10/2010

3 comentarios:

Is2012TheDate dijo...

Miguel muy interesante tu articulo pero lástima que mucha gente o no entiende lo importante o no le interesa el futuro. Leí tu blog y ya veo que tienes base para poder decir todo esto que de paso es verdad.He estado escuchando ciertos comentarios internacionales y quisiera saber tu opinión.Se estableció el negocio redondo del año y Venezuela está en el medio como una pantaleta:Rusia va a proveer a China de TODO el petroleo y gas natural que necesite y las transacciones no se realizarán ni en dolares ni en euros.Cuando se habla de las transacciones,se habla de todos lo negocios directos e indirectos que este convenio requiere desde la A a la Z.Y digo que Venezuela está en medio porque sabemos las apurruñaderas de Chavez con los rusos y chinos:se vendió la refineria de la WebaOil por tres lochas a los rusos quienes pronto comenzaran a procesar su petroleo para China mientras que fabrican la refineria mas grande del mundo para procesar TODO el petroleo que envien a China en el futuro. Y además Chavez ha comprometido el futuro del país con ventas a futuro a precios regalados de nuestro petroleo a China.Ahora ves porque Venezuela está como una pantaleta entre dos piernas. Pero no es eso lo que más me preocupa. Los comentarios internacionales dicen que ese negocio Rusia/China en una moneda a definir está orientado a hacer caer el dolar violentamente para causar un caos en la economía estadounidense. Ya sabemos que el dolar se ha ido devaluando en los ultimos años pero aparentemente esta transacción está orientada a darle una zancadilla violenta. Se rumora que las transacciones se harán directamente en oro y plata, lo que elevará la onza de oro de $1327.33 y de la plata $23.25 mandandola mas lejos que la luna. Y otra vez quedamos en el medio:Venezuela país productor de petroleo y oro (y algo de plata) en la mitad de esta operación. Se rumora también que esta operación se realiza para balancear los planes del NWO (New World Order) del G-9 pero haciendo un descalabro en Occidente. Y entonces adonde quedamos nosotros? Te diré que aquí en EU se rumora que Janet Napolitano, Secretaria de Seguridad Nacional, ha comentado en privado recomendando a algunas persona comprar alimentos para los próximos seis meses y prepararse para una fuga de capitales o alguna catastrofe financiera provocada por Internet en un cyber ataque sin limites. Esto a raiz del convenio de ayuda recíproca firmado entre en Depto. de Homeland Security (DHS) y el Dpto.of Defense (DOD) para vigilar con mas detenimiento las operaciones en el cyber espacio: WASHINGTON, Oct. 13, 2010 – Defense Secretary Robert M. Gates and Homeland Security Secretary Janet Napolitano announced today that their departments will work together to better protect against threats to military and civilian computer networks and systems.
Saludos ,Pablo

Luis Bersani dijo...

Que mas Miguel Angel, como esta todo?? he estado leyendo tu blog y justo tenia la duda planteada por ti en este articulo, entiendo que dolarizar al país fuera una salida para desmontar el control de cambio cierto? en tal sentido y después de haber leído tu articulo, crees que realmente estén dadas las condiciones para desmontar dicho control cambiario? es que he escuchado muchos entendidos de la materia diciendo que desmontar el control de cambio mejoraría temas como el desabastecimiento, etc etc etc, pero todo esto a que precio? estaríamos hablando de quizás el descalabro total de la económica venezolana, para luego resurgir como el ave fénix de las cenizas, de la mano de algún mesías financiero que realmente no creo que exista entre las filas del chavismo y de existir dicho mesías, no creo que exista la voluntad de dejarlo trabajar. gracias de antemano por tu respuesta y estamos en contacto.
Saludos
Luis Alberto Bersani

Raúl dijo...

Bueno esa última pregunta: prefieres a Bernanke o a Merentes? está difícil jejejjejeje