viernes, 11 de febrero de 2011

Un caveat a mi artículo de esta mañana en El Universal

Una nota nada más que no me cupo en mi artículo de El Universal esta mañana. La unión fiscal, si bien obliga a los países a renunciar a la posibilidad de determinar su política fiscal de forma independiente, tiene algunas diferencias esenciales con la unión monetaria. Esta última es igual para todos, misma moneda, liquidez agregada de libre circulación, tasa de interés interna similar (no quiere decir que se puedan endeudar a la misma tasa, sólo que la tasa de interés que prevalece en la economía interna es la misma). En el caso de la "unión fiscal", existe la oportunidad de hacer una política distinta para cada país, según las necesidades específicas. Podrías tener fiscal expansiva en Letonia y contractiva en Alemania. Lo único es que esas diferencias, esas necesidades, ya no serían determinadas sólo por el Ejecutivo de cada nación, sino tendrían que ser acordadas por un grupo de expertos/representantes a nivel de ese ente centralizador de la política fiscal europea.