martes, 23 de agosto de 2011

¿Qué se ha ido por el agujero negro de FONDEN?


Cuando se escriba la historia de estos años, no me cabe ninguna duda de que el FONDEN será considerado la mayor estafa de nuestra breve historia, de las mayores perpetradas por gobierno alguno en América Latina. El mecanismo no podría ser más burdo, pero nunca está de más volver sobre él. PDVSA le vende dólares al BCV, que a su vez le da bolívares a cambio; y luego el BCV se voltea y entrega los dólares a una cuenta que el gobierno posee en el exterior. Desde allí, éste procede a girar sin ningún mecanismo de rendición de cuentas o consulta, a pagarse y darse el vuelto como le venga en gana.
En el proceso, se quedan sin respaldo los bolívares, razón por la cual sufrimos una colosal depreciación en medio de una prolongada bonanza petrolera. Para hacernos una idea, la relación de liquidez a reservas internacionales, un estimador muy útil del valor del dólar paralelo (legal o ilegal), se encuentra ahora alrededor de 11,65. De haber retenido el BCV los más de 41.000 millones de dólares que le ha transferido de forma unilateral a FONDEN, esa relación estaría alrededor de 4,95. Es ahí en donde Giordani debería empezar a buscar las raíces de la inflación “estructural”, en lugar de disimular con el circo de la persecución a los “especuladores”.
Pero FONDEN no sólo se alimenta de las reservas del BCV. Desde hace algunos años también recibe cuantiosas sumas de forma directa de PDVSA. A partir de aquí empezamos a tener una sola ecuación, y bastantes más incógnitas. Hace unos días Miguel Octavio, en su extraordinario blog The Devil’s Excrement, insistía en que existe un hueco de 29.000 millones de dólares en las sucintas cuentas que el gobierno ha presentado de FONDEN. El problema está en que, a estas alturas, ese hueco podría ser cualquier cosa. Financiamiento político en el exterior, robo, armamento, corrupción, seguro habrá algo de eso. Pero hace tiempo he advertido que probablemente una fracción de esas transferencias a FONDEN no sean otra cosa que la manera de corregir en el saldo de reservas internacionales, la sobre-estimación de la exportación petrolera que desde hace años viene registrando el BCV. Me explico: Los volúmenes de producción petrolera implícitos en la balanza de pagos están muy por encima de lo que reportan las fuentes internacionales desde hace ya varios años. Es decir, se registra una entrada de dólares que no existe, una suerte de “dónde están los reales” elevado a la menos uno. Para corregir el hecho de que no aparezcan entre nuestras reservas, a) se sobre-estima el valor de las importaciones o servicios que Venezuela recibe a cambio de petróleo, y b) se registra un “traslado a FONDEN”, igual de fantasma que la propia entrada petrolera. No estoy diciendo que esta sea toda la explicación, sólo que esto forma parte de ella. En fin, toda una madeja de cuentas inauditables para esconder la estafa más grande de nuestra historia. Si hay tantas reservas como el Presidente ha dicho esta semana “incluyendo FONDEN y el “Fondo Pesado”, ¿por qué nuestro endeudamiento se ha triplicado en los últimos cuatro años? Ojo con el último movimiento de reservas, podría ser el principio de la última etapa de la operación "raspar la olla".

Para El Universal, 19/08/2011

2 comentarios:

Giorgio dijo...

Lo que describiste es terrible, suponiendo que NO haya cambio de gobierno en el 2013, el gobierno de alguna manera se veria obligado a regularizar la situacion?

Miguel Ángel dijo...

NO necesariamente. "Regularizar" sería traer el dinero aquí y ponerlo a la vista de todos. Eso ellos no lo hacen. Sólo traen (de PDVSA al BCV) lo que se necesita para CADIVI, lo demás se maneja afuera. Seguiría siendo así.