viernes, 4 de noviembre de 2011

Grecia: ¿Cuál es el dracma?

PARA EL UNIVERSAL - viernes 4 de noviembre de 2011 12:00 AM

Tengo la impresión de que cualquier venezolano tendría una mayor capacidad para comprender lo que ha sucedido la última semana en Grecia que los propios europeos. El pasado viernes la Unión Europea (UE) anunció una reducción de 50% de la deuda griega (por negociar con acreedores), la recapitalización del fondo para la defensa del euro, más una serie de transferencias a ese país sujetas al cumplimiento de una (otra más) ronda de ajustes fiscales. Ese día los mercados cerraron en su punto más alto desde el inicio de la crisis financiera.

Y he aquí que el martes pasado, el Presidente Giorgios Papadopoulos (nótese con qué rapidez ha pasado de George a Giorgios, su alter-ego más nacionalista) convocó a un referéndum para aprobar el nuevo paquete de medidas que Europa le exige a Grecia. Esto equivale, palabras más, palabras menos, a convocar a los griegos a pronunciarse en favor o en contra de la adherencia a la unión monetaria (el euro). Lo que ha seguido es una oportunidad de oro para desplegar esa destreza para crear escenarios e imaginar conspiraciones que los venezolanos hemos desarrollado con capacidad olímpica en los últimos años. El miércoles Papadopoulos habría dado de baja a varios elementos de la cúspide militar, por lo que se habló de amenaza de golpe. Después se dijo que había sido un acto de soberbia ante las protestas continuadas, que su propuesta era una suerte de "si nos vamos a hundir, seamos todos partícipes". La última versión convierte al referéndum en jugada maestra y a Papadopoulos de títere a genio, pues habría ideado la consulta para provocar una reacción masiva en favor del euro.

En cualquier caso, la movida ha abierto la caja de Pandora. Sarkozy y Merkel se han apresurado a solicitarle marcha atrás, bajo la premisa de que el referéndum es una idea estúpida que los griegos no dudarán en rechazar (y si es así: ¿cuál era el problema en hacerlo?). ¿Qué consecuencias tendría para Grecia salir del euro? Sin lugar a dudas, el día después sería caótico. Para evitar retiros de depósitos en masa y una caída en dominó del sistema bancario, habría que decretar algún tipo de suspensión temporal de actividad bancaria (corralito). Eso provocaría un pánico inicial que profundizaría la recesión griega. Algo así como lo que sucedió en Argentina tras la suspensión de la convertibilidad. ¿Y una vez pasada esta etapa? La re-adopción del dracma a una tasa depreciada conseguiría devolver la competitividad a la economía sin necesidad de pasar por la dolorosa deflación de salarios a la que confina el euro. Con el aparato industrial funcionando a media capacidad, una expansión de moneda local provocaría un aumento de la demanda y una recuperación de la economía en el corto plazo. ¿Y el riesgo país? ¡Pero si ya estando dentro del euro a Grecia le prestan a una prima por riesgo fenomenal!

A mediano plazo, la capacidad de crecimiento de Grecia dependerá de la credibilidad que sean capaz de generar su política económica, lo que en definitiva determinará cuánta inversión será capaz de atraer, y en qué áreas del espectro de especialización tecnológica.

¿Qué ha sucedido con Argentina tras abandonar la convertibilidad? En estos doce años el ingreso por habitante creció 25,2%, por encima del 24,5% de Brasil (sólo 4,9% Venezuela). ¿Han sufrido una inflación de dos dígitos? Sí, pero no por eso han dejado de crecer. Quizás de allí el apoyo del "ciudadano de a pié" (también de muchos de los que andan en carro) a Cristina Kirchner. Y entonces, ¿Cuál es el drama? El drama probablemente venga, más que por las consecuencias para la propia Grecia, las que traerá para los demás miembros "pobres" de la UE.

3 comentarios:

auribe dijo...

La adopción del Euro por Grecia y otros países pobres de Europa, sacó temporalmente del juego a los especuladores monetarios, pero ellos para continuar sus prácticas vampirescas, lo cambiaron por el negocio de la especulación con las deudas, que ha hecho destrozos en los países más débiles de la zona.

Ahora con lo del referéndum para continuar o no con el Euro, se pretende que por la ignorancia de las mayorías y en connivencia con los políticos manipulados, boten al cesto de la basura el logro de mucho esfuerzo, con el cuento de regresar al Dracma para hacer devaluaciones supuestamente competitivas. Cualquiera con dos dedos de frente, deduce que este es un ataque más de los especuladores financieros, quienes se frotan las manos esperando el efecto dominó.

Desde 1983, Venezuela ha hecho devaluaciones competitivas, por recomendación de los economistas y hasta ahora lo que se ha obtenido es: ruina, hambre, miseria, conflictividad social y laboral, delincuencia e inestabilidad política.

Las soluciones ofrecidas por los amigos de la economía especulativa a los países, para salir de las crisis económicas, tienen un sabor fraudulento: Estas soluciones son: devaluaciones, endeudamientos y emisión de dinero inorgánico. La trampa está en tomar prestado a las entidades financieras y después devaluar la moneda, robando a los ahorristas y trabajadores el patrimonio que representa el esfuerzo de parte o toda su vida y dejándolos en la indigencia. Esas son soluciones triviales, aprendidas en las academias de ciencias inexactas, donde no se promueven otras alternativas, como aumentar la producción y la productividad, junto con la disciplina en los gastos, como hemos aprendido las personas de la economía real.

Recuerdo a un profesor de microeconomía, que invirtió más tiempo hablando de las bondades de la devaluación, que en la explicación de las teorías de oferta y demanda y la ley de los rendimientos marginales decrecientes.

Para más información ver: La crisis del Euro y una posible solución en el siguiente blog:

http://auribe-economia-y-politica.blogspot.com/

Saludos:

A. Uribe

gcastan dijo...

Es arriesgado tomar a Argentina como ejemplo para lo que le viene a Grecia... Si es asi, yo no me saldria del Euro ni loco.

La economia actual vive una burbuja de Commodities, asi que cuando esta ultima burbuja se pinche ahi es donde veremos que es lo que realmente pasa en el sistema financiaro global.

Finalmente, creer que Cristina Kirchner esta haciendo un buen trabajo en Argentina es muy cortoplacista para mi gusto... Yo veo a Argentina como era Venezuela hace como 6 o 7 anhos atras, asi que no le deseo ni a mi peor enemigo el futuro de Venezuela

Saludos
GC

Miguel Ángel dijo...

NO estoy tan seguro que la experiencia de América Latina con sus incontables crisis, y en particular la de Argentina, no sea aplicable a Europa. Casualmente, sobre ese tema escribe Moisés Naím su columna dominical en El País. Recomiendo su lectura:
http://www.elpais.com/articulo/internacional/latinoamericanizacion/Europa/elpepiopi/20111106elpepiint_10/Tes