lunes, 3 de diciembre de 2012

¿Quién o qué ganó en Catalunya?


Las elecciones al parlamento de Catalunya me han traído a la memoria algunas de las nuestras de asamblea, gobernadores y alcaldes: Uno los oye a todos decir que han ganado y, según como se vea, puede que así sea.

¿De dónde venimos? Hace dos años Artur Mas, líder de Convergencia y Unión (CiU), ganó la Presidencia de la Generalitat de Catalunya con una mayoría relativa de 46% (62 diputados en un parlamento de 135). En su campaña nunca fue explícito acerca sobre la cuestión independentista. Esa es una carta más reciente, según alega, sacada tras sus diferencias con Madrid en relación con lo que Catalunya contribuye al y recibe del gobierno central. Los sondeos, hasta este año, nunca habían dado más de un tercio a los independentistas, pero la depresión económica revolvió esas aguas y condujo a una manifestación de millón y medio de personas el pasado 11 de septiembre (día nacional de Catalunya). A raíz de ella, Mas decidió adelantar dos años las elecciones al parlamento, buscando una mayoría absoluta que lo empoderara para convocar el referéndum por la independencia.

¿Cuáles fueron los resultados? CiU no sólo no alcanzó la mayoría absoluta, sino que además perdió 12 escaños, una caída de 20% que lo deja ahora con tan sólo 37%. El segundo lugar lo ha tomado Izquierda Republicana (ERC), independentista radical, con una agenda que se ubica en el espectro político opuesto a CiU. Se oponen a los recortes y a las reformas, lo que desde ya permite anticipar que habrá muchos roces, pues el de 2013 será el presupuesto más austero de la historia. ERC ha recogido 11 de los 12 diputados perdidos por CiU, pasando de 10 (7%) a 21 (16%). Luego vienen las dos mayores fuerzas anti-independentistas: el Partido Socialista (PSC) y el Partido Popular (PP), con 20 (15%) y 19 (14%) diputados. El partido verde (ICV) – que favorece la consulta pero no se pronuncia sobre la independencia – saltó a 13 diputados (10%). Y luego hay dos pequeños partidos con posturas radicales, uno anti-separatista (C’s: 9%) y otro independentista (CUP: 2%).

El gobierno central ha utilizado todo su aparato comunicacional, ese mismo poder con el que puso a circular un informe sobre el enriquecimiento ilícito de los líderes de CiU días antes de las elecciones (por el que ahora nadie se hace responsable) para celebrar la caída de Mas como victoria suya y varapalo al proyecto independentista. Estos últimos reconocen que CiU cayó, pero alegan que la cantidad de diputados que favorecen una consulta (CiU + EC + ICV + CUP) suma 65% y los que están abiertamente a favor de la independencia 55% (CiU + EC + CUP).

¿Qué va a pasar ahora? La obligada negociación con ERC hará el proceso mucho más lento, pero no lo detendrá. ¿Se puede asumir que todos los votos de CiU son independentistas? Es difícil de saber. Un ala de Ciu (la que puso la U, Unión Democrática Catalana) favorece un arreglo con Madrid y aborrece a ERC. Rajoy puede ahora esperar, y si la convocatoria progresa podría tantear los sondeos y en caso de emergencia declarar el referéndum inconstitucional. Por ahora, lo único que ha quedado claro, es que el proceso será mucho más largo y también más agrio de lo que Mas previó cuando decidió adelantar las elecciones.

@ miguelsantos12

3 comentarios:

Raúl dijo...

Saludos Miguel.
Como dices hay muchas incógnitas. Es muy difícil interpretar lo que ha pasado en las elecciones de Cataluña, aunque, personalmente creo que los análisis que se hacen después de cada elección (no importan en que parte del mundo sea) son muy complicados y exponen teorías enredadas.
Predecir qué cantidad de gente quiere independentismo, separatismo o soveranismo después de esta elección es imposible porque sencillamente ninguno de los partidos ha sido completamente claro con sus intenciones, a excepción del PP que se niega siquiera hacer la consulta (creo que ni el PSOE-C se ha arrimado "claramente" al soveranismo).
Creo simplemente parte de las personas que habían votado a Mas hace dos años, lo hicieron como castigo a los partidos tradicionales. Y en esta ocasión, ante la propuesta de un referéndum y de otros menesteres diferentes a la solución de la crisis, y el planteamiento de soluciones iguales (recortes y austeridad) al gobierno central del que se quiere separar la gente lo ha castigado igual que ha castigado al PP y PSOE-C.
Lamentablemente y como ocurre en todo el mundo (esta historia se repite y se repite) las alternativas más radicales surgen ante “la no propuestas” y “no trabajo” de las alternativas más tradicionales. El voto castigo siempre hace surgir a esos partidos con ideas no tradicionales y fuera del “sistema”.
Una buena forma de saber si las elecciones podrían servir como termómetro del independentismo, sería el hacer algún tipo de consulta, encuesta, etc, que levante la estadística: ¿es para usted más importante en estos momentos el tema independentista o el tema económico?
Creo que personalmente la gente (en todo el mundo) va más a las elecciones con las vísceras que con análisis sesudos como creemos y nos hacen creer.
Y último (no es para crear controversias, ni peleas, ni desestimar ninguna de las propuestas) creo que ninguno de nosotros cuando habla en español dice United States, Україна (Ucrania en ucraniano), Euskal Herria, Deutschaland, etc. Solo invito a decir las cosas como ya están determinadas cuando usamos los diferentes lenguajes que manejamos.
Saludos nuevamente Miguel.

busco empleo dijo...

Es super complicado ver quien gano en Catalunya, lo que si se sabe es que no va a tener autonomia propia de Espana.

Raúl dijo...

* se dice soberanismo y no soveranismo (versión espanglish de raíz sovereign)